Esta campeona mundial ha aprendido a dejar que Dios lleve las riendas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, agrega tu comentario!
Por favor, escribe aquí tu nombre