Pablo persevera hasta el fin y hace el solemne encargo de predicar el Evangelio en días de apostasía. 2 Timoteo 4:1-8