Los santos deben vestirse de toda la armadura de Dios. Efesios 6:10–18