Pedro y Santiago hablan a los santos en Jerusalén para convencerlos de que los conversos gentiles no están sujetos a los requisitos de la ley de Moisés. Hechos 15