Es maravilloso pensar en el poder de transformación de José para transformar en una bendición todas las pruebas en su vida. Su carácter es una demostración del adagio que dice que “si la vida te da limones, haz limonada con ellos”. La fe de José transformó aún en limonada aún su estadía en la cárcel. Que incluso en esas circunstancias se mantuvo digno se demuestra por el poder que le fue concedido por Dios para interpretar los sueños de otros. Disfruta tu lectura de hoy.