Nueve años después de su primera rebelión, los judíos intentaron nuevamente sacudirse el yugo babilonio. Después de este segundo intento, el ejército de Nabucodonosor arrasó sin misericordia con el área, destruyó ciudad tras ciudad y finalmente capturó Jerusalén y destruyó el templo hasta el suelo.