Mucho se ha dicho que la familia es el núcleo de la sociedad, pero, ¿Qué debemos entender por familia? Técnicamente diremos que constituye un grupo de personas unidas por el parentesco, origen del mismo se encuentra en la sangre, el matrimonio, la unión legalmente aceptada dentro del ordenamiento jurídico. La familia es la colectividad formada por personas que, a causa de sus vínculos de parentesco o de su calidad de cónyuges, están sometidas a la misma autoridad. Es la base de la sociedad o núcleo donde se constituye la formación de la personalidad de cada uno de sus miembros.

familia-santiago.jpg

Familia Taveras: Abel Taveras, Mirtha Gómez, Abel M. Taveras y Oliver Taveras. Santiago de los Caballeros. © 2018 by Intellectual Reserve, Inc. All rights reserved.

       En el mes de noviembre, mes de la familia, es propicio destacar la importancia de este núcleo en la sociedad, ella, la familia nos lleva a forma parte de un mundo enorme de emociones sin límites.

Se habla de la igualdad de derechos del hombre y la mujer, de la comprensión mutua, del respeto recíproco; son valores que se deben tener en la familia, y el bien de la familia es algo inalienable, de conformidad con la ley, cómo la Constitución Dominicana protege la familia, defiende a la familia.

Durante años, los líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, han hecho hincapié en que el hogar es el mejor lugar para vivir, aprender y enseñar el Evangelio, por lo que, la enseñanza y aprendizaje del Evangelio debe ser parte de nuestra vida diaria, que no se deben limitar a las clases dominicales.

La familia es ordenada por Dios, es la unidad más importante en esta vida y en la eternidad. Aun antes de nacer en la tierra éramos parte de una familia, cada uno de nosotros “es un amado hijo o hija procreado como espíritu por padres celestiales” con “una naturaleza y un destino divinos”. Dios es nuestro Padre Celestial y vivimos en su presencia como parte de su familia en la vida premortal. Allí aprendimos nuestras primeras lecciones y se nos preparó para la vida mortal.

Nacer en una familia forma parte del plan de nuestro Padre Celestial, él estableció las familias para traernos felicidad, para ayudarnos a aprender principios correctos en un ambiente amoroso y para prepararnos para la vida eterna.

Los padres tienen la responsabilidad esencial de ayudar a sus hijos a prepararse para regresar al Padre Celestial, y cumplen con dicha responsabilidad al enseñarles a seguir a Jesucristo y a vivir su evangelio.

La Iglesia proporciona la organización y los medios para la enseñanza del evangelio de Jesucristo a todos los hijos de Dios, proporciona la autoridad del sacerdocio para administrar las ordenanzas de salvación y exaltación a todo aquel que esté dispuesto a aceptarlas.

Debes recordar que la familia nace a menudo de la sangre, pero no depende de la sangre. Tampoco es exclusivo de la amistad. Los miembros de tu familia pueden ser tus mejores amigos. Y los mejores amigos, estén o no relacionados contigo, pueden ser tu familia.

Seamos parte de la sociedad, seamos parte de nuestra familia.


Fuente: http://www.prensamormona.do/articulo/la-familia-soporte-espiritual-y-emocional-en-la-sociedad