Jesús había ascendido a la montaña, probablemente para apartarse de las multitudes que lo rodeaban cuando se hallaba en las ciudades o sus alrededores. Los discípulos se reunieron en torno de El, y allí se sentó y los instruyó.