La puerta de entrada a los dos libros de Samuel es la genealogía del profeta Samuel, provista en el primer versículo de su primer libro (1 Samuel 1:1). En esta ocasión revisaremos esa genealogía. Te puedo asegurar que descubriremos más de una cosa interesante.

Los nombres en la genealogía del profeta Samuel

Veamos primero el contenido general del versículo, para conocerlo.

Hubo un hombre de Ramataim de Zofim, de los montes de Efraín, que se llamaba Elcana hijo de Jeroham, hijo de Eliú, hijo de Tohu, hijo de Zuf, efrateo. (1 Samuel 1:1)

Como verás, se hace un listado de nombres, puestos en secuencia y citando sólo a los varones, según la estructura usual de las genealogías hebreas. Ahora bien, el sólo hecho de que se citara la genealogía de Samuel es significativo, pues generalmente se citaban sólo en las genealogías aquellos nombres que tenían suficiente importancia histórica o social como para que pudieran ser reconocidos por los lectores inmediatos a la época. De modo que podemos asumir que todos estos nombres representaban personajes conocidos en la época en que fue escrito el primer libro de Samuel.

Además de los nombres se nos proporciona la ubicación de un lugar de origen para todos: Ramataim de Zofim, del monte de Efraín.

Qué lugar es Ramataim de Zofim

El sufijo “im” indica plural en el hebreo. Se está hablando no de una ciudad sino de dos llamadas Ramá. Se trata de una doble ciudad: la antigua y la nueva ciudad de Ramá. Si te asomas al versículo 19 de este mismo capítulo podrás constatar la identidad del “Ramataim” de 1 Samuel 1:1 con la ciudad llamada Ramá:

Y levantándose de mañana, adoraron delante de Jehová, y volvieron y fueron a su casa en Ramá. (1 Samuel 1:19).

Pero nos sería dificil aún identificar a cuál de las cinco ciudades llamadas Ramá en esa época se refiere el versículo 1 si no fuera por la indicación adicional. Se trata de la Ramá que estaba ubicada en el monte de Efraín. Esta ciudad es, además, distinguida por ser “de Zofim”, llamada así por haber sido fundada por Zuf, mencionado en el mismo versículo de 1 Samuel 1:1 como “el efrateo”, que quiere decir que era de la ciudad llamada antiguamente Efrata y que más tarde llegó a ser conocida como Belén. Como explican Jamieson y Fausset, “Belén y la expresión ‘de Ramataim de Zofim’ deben, por tanto, entenderse como Ramá en la tierra de Zuf, en la tierra montañosa de Efrata”.

Como recordarás, Mateo cita una profecía de Jeremías en la que se hace referencia a Belén, llamándole Ramá: “Así ha dicho Jehová: Voz fue oída en Ramá, llanto y lloro amargo; Raquel, lamentándose por sus hijos, no quiso ser consolada acerca de sus hijos, porque perecieron”. (Jeremías 31:15). Raquel, la esposa favorita de Jacob, murió cerca de Belén y quedó identificada con ella. Mateo usó esta profecía para enfatizar el carácter infame de los actos de Herodes el Grande, al asesinar a “los hijos de Raquel”, los niños israelitas de la ciudad de Belén.

Sigue aprendiendo
Cómo es que Herodes el grande llegó a ser rey de Judea

La genealogía del profeta Samuel en detalle

En 1 Crónicas (capital de las genealogías del Antiguo Testamento) se encuentra una genealogía aún más completa del profeta Samuel, a partir de 1 Crónicas 6:32. Por medio de esta genealogía detallada llegamos a saber que Samuel era de descendencia levita. Elcana, pues, era levita, de la tribu de Leví, con las responsabilidades correspondientes al sacerdocio y al santuario, el cual estaba ubicado entonces, según se nos hace saber en 1 Samuel 1:3, en Silo. Esta designación, la de Elcana como levita, nos hace comprender mejor la naturaleza de sus visitas al santuario y cuán ligado se sentía a él, aunque él mismo no podía ofrecer ordenanzas, ya que dependía para ello del sacerdote, que en este caso era Elí.

Conclusión

Aprendimos en esta breve revisión de la genealogía del profeta Samuel que él era descendiente de líderes, incluso del fundador de la nueva ciudad de Ramá, construida sobre la anterior, y que ahora es conocida como la ciudad de Belén, de donde provendría nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Desde los concilios de la vida preterrenal, el Señor preordenó a Samuel para nacer dentro de esta noble familia.  Samuel era, además, de linaje levita, y de manera muy apropiada quedaría su vida ligada al servicio del santuario bajo la tutela personal de Elí, el sumo sacerdote y juez superior en su época. Este contexto nos brindará mayor significado para comprender las circunstancias que rodearon la vida de Samuel.

Bibliografía

  • “Commentary Critical and Explanatory on the Whole Bible”, Jamieson, Robert Fausset, A. R. Brown, David.