El mensaje trascendental del Salvador en el Sermón del Monte tiene para nosotros la importancia de una “zarza ardiente”: “ … buscad primeramente edificar el reino de Dios, y establecer su justicia”. Es preciso que ese mensaje penetre nuestro corazón y nuestra alma. Al aceptarlo, estamos estableciendo nuestra postura personal en esta vida. La asistencia regular al templo nos ayudará a procurar constantemente edificar el reino de Dios.
(2004, abril, James E. Faustᵇ, ‘¿Recibieron el mensaje correcto?,’ Liahona, mayo 2004 ¶ 21)

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, agrega tu comentario!
Por favor, escribe aquí tu nombre