Introducción

La manera en que el Señor prepara a sus siervos es asombrosa, pues cuida todos los detalles para producir el resultado deseado para el desarrollo de su plan. En el caso de Moisés, podremos ver cómo el lugar donde nació Moisés influyó en su salvación y formación, ayudando a prepararle como el gran profeta que un día llegaría a ser.

El crecimiento de los israelitas en el Delta del Nilo

Si dibujas un triángulo con el vértice hacia arriba, lo que estás dibujando también es la letra griega Delta, que equivale a nuestra letra D. La Delta griega mayúscula tiene forma de triángulo.
http://s3-eu-west-1.amazonaws.com/rankia/images/valoraciones/0015/6292/delta.png?1401801847
Ahora bien, si invertimos este triángulo y lo colocamos con el vértice hacia abajo, lo que obtenemos es la forma de la zona más fértil de Egipto, llamada por esa forma, precisamente, el Delta del Nilo. En la parte derecha de esta zona está Gosén, que es la tierra que un faraón le concedió a José para que se establecieran los israelitas. Era una tierra de lo más favorecida y allí los israelitas, según se nos dice, se multiplicaron extraordinariamente bien, como conejitos ? ?. Los israelitas eran pastores, y les venía bien esta tierra. Al multiplicarse se extendieron hacia la izquierda, hacia el oeste, y hacia abajo, hacia el sur. Es decir, que comenzaron a llenar el Delta.

La posición estratégica de Memphis en relación a los israelitas

En el vértice inferior del triángulo se encuentra la ciudad de Memphis, que en ese momento era la capital de Egipto. El lugar donde nació Moisés fue allí, en o cerca de Memphis,  lugar del palacio imperial. De entrada, esto nos da una idea de lo mucho que se habían extendido ya los israelitas. Pero también nos muestra la provisión de Dios, Porque hizo a Moisés nacer en la misma capital del imperio, y esto facilitó que la hija de Faraón pudiera verlo y protegerlo de modo que no muriera por efecto del infame decreto del Faraón, que había pedido que todos los bebés varones israelitas fueran eliminados.

Conclusión

Las Escrituras nos hablan de la presciencia del Señor, es decir, de su conocimiento anticipado de las cosas. El Señor conoce el fin desde el principio y prepara a sus siervos para las grandes misiones que les serán encomendadas. Era esencial el lugar de nacimiento de Moisés porque, además de salvarle la vida le facilitaría el contacto entre dos culturas. El Señor prepara a sus profetas.
Contrario a lo que popularmente se piensa, Moisés nunca perdió contacto con el pueblo israelita, sino que fue criado, los primeros años, por su propia madre y en su propio hogar. Posteriormente pasó a formar parte del palacio imperial, en donde se le reconoció plenamente, como hijo de la hija de Faraón. De esta manera, Moisés pudo absorver lo mejor de ambos mundos y quedar preparado, tanto en cultura como en liderazgo, para la gran tarea que el Señor le asignaría más adelante, en todo lo cual vemos la mano poderosa de Dios.

Originally posted 2018-02-08 03:35:54.

Sigue aprendiendo
Propósitos y usos de la unción en la Biblia