“La segunda ley relacionada con el año de jubileo consistía en devolver las propiedades a sus propietarios originales o a sus herederos. Si en la actualidad tuviéramos esta costumbre, el primero de enero yo podría ir hasta Perry, Utah, y pedir a las personas que residen en la tierra que pertenecía a mi bisabuelo que se fueran para que mi familia pudiera recuperarla. Esa era una interesante propuesta diseñada a fin de preservar las tierras para que las futuras generaciones las disfrutarán como herencia. Por supuesto que esas costumbres no existen hoy en día, así que, los vecinos de Perry, Utah, no tienen necesidad de preocuparse, pero la practica de preservar otras formas de herencia, como nuestro patrimonio familiar, es algo que debemos fomentar.

“¿Hemos preservado para nuestros hijos los notables relatos de cómo conocieron y aceptaron el Evangelio nuestros antepasados? Su estudio y aceptación del Evangelio nos ha brindado la gran oportunidad de recibir bendiciones eternas.” (L. Tom Perry, “Un año de jubileo”, Liahona, octubre 1998).

Originally posted 2017-11-15 17:31:40.

Sigue aprendiendo
Santificación en la tierra de Canáan (08/03)