“El Señor dio una instrucción dietética al antiguo Israel, y mucho tiempo después, debido a ‘las maldades y designios’ de los ‘últimos días’ (D. y C. 89:4), nos ha dado una Palabra de Sabiduría adaptada a las circunstancias de nuestra época y acompañada de la promesa de bendiciones propias para nuestra era”.

(Elder Dallin H. Oaks,“Timing”, Devocional en la Universidad Brigham Young, 29 de enero de 2002, pág. 3; speeches.byu.edu. Véase también ‘Todo tiene su tiempo’, Liahona, octubre de 2003, págs. 12–13).