Fue por este tiempo que la familia de Lehi, cuya historia se relata en el Libro de Mormón, actuó bajo la instrucción y guía de Dios, dejó Jerusalén, viajó por el desierto y eventualmente se abrió camino hacia el continente americano