“En la época bíblica este mandamiento de descansar y adorar era tan estricto, que su violación traía consigo la pena de muerte (véase Exodo 31:15). Aun a la tierra se le dio un día de reposo:
“Pero el séptimo año la tierra tendrá descanso, reposo para Jehová; no sembraras tu tierra, ni podaras tu viña” (Levítico 25:4).
“El Antiguo Testamento se refiere al día de reposo como un día bendito y santificado (véase Exodo 20:11); como un símbolo del pacto perpetuo de fidelidad (Exodo 31:16); como santa convocación (Levítico 23:3) y como un día de celebración espiritual (Levítico 23:32).”

Bibliografía

•    James E. Faust, “El día del Señor”, Liahona. octubre de 1991

Originally posted 2018-03-07 04:44:00.

Sigue aprendiendo
El mandamiento de honrar a nuestros padres es la fibra básica del evangelio