La esencia de la verdadera condición de ser miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es ésta: que ustedes y yo, independientemente de cualquier otra persona del mundo, vivamos nuestra religión y cumplamos nuestro deber, no importa lo que hagan los demás. Como lo expresó Josué en tiempos antiguos: “…Pero yo y mi casa serviremos a Jehová” [Josué 24:15]…

La verdadera prueba de nuestra fidelidad a la Iglesia consiste en que haremos lo bueno aunque otras personas, sean quienes sean, hagan lo bueno o lo malo. Por lo tanto, esforcémonos por tener ese espíritu y vivir según esa regla. (Joseph F. Smith, Deseret News, 21 de marzo de 1893)

Originally posted 2017-11-17 08:06:54.

Sigue aprendiendo
Cómo reaccionamos ante la burla