“Esa noche recibí una manifestación y una impresión maravillosa que jamás he olvidado. Fui trasladado a este lugar, a este cuarto; me vi aquí, entre ustedes. Se me dijo que se me daría otro privilegio y se me condujo a una habitación donde se me dijo que conocería a alguien. Al entrar en el cuarto vi, sentado en una plataforma alta, al Ser más glorioso que hubiera podido imaginar, y me llevaron para serle presentado. Al acercarme a Él, sonrió, me llamó por mi nombre y extendió Sus manos hacia mí… Me rodeó con Sus brazos y me besó, me acercó hacia Su pecho y me bendijo hasta que todo mi ser se conmovió. Después caí a Sus pies y vi las marcas de los clavos; y al besárselos, mi ser se hinchó de gozo y sentí que estaba en el cielo. En ese momento, lo que sentí en mi corazón fue: ¡Oh, si pudiera ser digno… para que al final, cuando hubiera terminado, pudiera llegar a Su presencia y captar el sentimiento que capté en ese momento, al estar ante Él; daría todo lo que soy o lo que pueda llegar a ser!”

Bibliografía

  • Ballard, Melvin R. (1966): Melvin J. Ballard: Crusader for Righteousness.

 

Originally posted 2018-03-04 13:44:18.

Sigue aprendiendo
Lo que incluye la expiación de Jesucristo