La lucha con Dios, el simbolismo y la experiencia sagrada de Jacob

0
467
La lucha de Jacob con Dios en Peniel, Genesis 32
El libro de Génesis alberga un pasaje rico en simbolismo y que enseña acerca de la investidura del templo: el pasaje de la lucha de Jacob.

Escrituras que enseñan sobre el templo

Es siempre más efectivo enseñar los principios de las ordenanzas del templo usando las escrituras, ya que nunca se deben utilizar palabras textuales ni descripciones que se tomen de la misma ordenanza. Es preciso guardar discreción sobre las cosas del templo, ya que son sagradas. Hay muchísimos pasajes que se refieren al templo y que pueden ser utilizados como ejemplo cuando se requiere enseñar un principio.

Existe también otro conjunto de pasajes que, una vez que hemos entrado al templo, amplían de forma significativa nuestro conocimiento sobre el mismo. Y es que, una vez que hemos entrado al templo, las Escrituras adquieren una nueva dimensión y nunca vuelven a ser las mismas.

La experiencia de Jacob en Peniel

El pasaje que hoy voy a comentar pertenece a este segundo conjunto. Es un pasaje que quizá hemos leído decenas de veces y que aparece, quizás, siempre confuso. Procuraré exponerlo sin comentarlo demasiado; confiando en que mis lectores sean capaces de buscar la compañía del Espíritu al encontrar su conclusión. Es necesario que todos “luchemos ante Dios” un poco.

El pasaje en cuestión es fácil de recordar porque todo termina en dos: es el que se encuentra en Génesis 32:22-32. Se trata de ese pasaje que habla de una “lucha con Dios” por parte de Jacob. ¿No es verdad que confunde el sólo pensar que alguien se ponga a luchar con un ángel o con el mismo Dios? Pero como hoy veremos, este pasaje, al que muy pocos prestan la debida atención, tiene un gran contenido simbólico.

Los muchos “el”

Es importante que notemos que este fue el lugar en que se cambió el nombre de Jacob por el de Israel. El sufijo “el” en los nombres hebreos está generalmente relacionado con Dios, pues es un apócope de Elohim, el nombre sagrado de Dios. Hay varios “el” en la vida de Jacob. Jacob primero vio a Dios en Bet-el, donde tuvo una visión de una escala que subía al cielo (la popular “escala de Jacob”), recibió promesas sagradas de Dios (entre ellas, una renovación de el convenio que le había sido extendido a su abuelo Abraham) y prometió apartar su diezmo para Dios. El nombre Bet-el le fue dado a este lugar por Jacob, y significa “la casa de Dios”, porque Jacob dijo: “¡Cuán asombroso es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios y puerta del cielo”. (Antiguo Testamento | Génesis 28:17) En otras palabras Bet-el operó para Jacob como un templo.

Este encuentro de Jacob con Dios en Bet-el es el antecedente del encuentro en Peniel, donde su nombre le es cambiado al de Israel. Bet-el, Peniel, Israel… son varios “el”. Eso nos ayuda a la memoria.

Los preparativos de Jacob

Antes de vivir esta extraordinaria y sublime experiencia, Jacob puso segura a su familia. Había un poco de peligro, pues Jacob temía que Esaú tomase venganza de él al volver a encontrarlo.

Génesis 32:22–23
22 Y se levantó aquella noche, y tomó a sus dos esposas, y a sus dos siervas y a sus once hijos, y pasó el vado de Jaboc.

23 Los tomó, pues, y los hizo pasar el arroyo, e hizo pasar todo lo que tenía. (Antiguo Testamento | Génesis 32:22–23)

Tras poner sus asuntos en orden, Jacob pudo tener la mente despejada para buscar a Dios, olvidándose por un momento de las preocupaciones del mundo.

También lee
Cómo cambia el tratamiento del reino de Dios en el evangelio de Mateo

Jacob en la presencia de Dios

Peniel significa “la faz de Dios”, ya que Jacob vio a Dios allí nuevamente (ver Génesis 32:30). Israel significa “el que lucha con Dios” (o, mejor aún, según el diccionario de nombres de Hitchcock, “el que prevalece con Dios” o “el Príncipe de Dios”). El élder Orson F. Whitney explica con brevedad lo sucedido:

“El nombre “Israel” significa “Príncipe de Dios” y se usa primero en las Escrituras como el sobrenombre de Jacob, de quien desciende la nación hebrea o las Doce Tribus de Israel. Jacob, al retornar de Padan-Aram […] llegó al vado de Jabbok, donde “luchó con él un varón hasta que rayaba el alba”. Se nos deja inferir que Jacob creyó que este “hombre” era Dios; porque llamó “el nombre de aquel lugar Peniel”, diciendo “Vi a Dios cara a cara””.(“Saturday Night Thoughts, por Orson F. Whitney, Disponible en » http://www.amazon.com/Saturday-Night-Thoughts-Orson-Whitney/dp/B003HLMXBI)

La personalidad del varón

En el pasaje se nos indica solamente que Jacob se entrevistó con “un varón”. Pudo ser un ángel, o pudo ser un siervo de Dios, actuando como mensajero. Quien quiera que haya sido, era enviado de Dios y representaba a Dios. El resultado de la lucha y entrevista se hace después patente cuando Jacob declaró “vi a Dios cara a cara y fue librada mi alma”. Sea que haya visto a Dios desde el principio o no, Jacob pudo finalmente estar en su presencia.

Jacob lucha con Dios

La parte más extraña de este episodio es precisamente la que describe que Jacob “luchó” con este hombre. Nos parece extraña esta competencia de fuerza, y la entrevista, más bien amistosa, que sucedió a continuación.

Génesis 32:26–29
26 Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob dijo: No te dejaré, si no me bendices.

27 Y él le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob.

28 Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.

29 Entonces Jacob le preguntó y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y él respondió: ¿Por qué me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí.

(Antiguo Testamento | Génesis 32:26–29)

Un nombre nuevo y una bendición extraordinaria

Notemos con cuidado la sucesión de los eventos: Jacob “lucha con Dios” en busca de una bendición específica. Como preámbulo a la bendición recibe un nombre nuevo y se le declara triunfante y vencedor en su lucha. Al continuar Jacob el interrogatorio, sus preguntas le conducen a obtener la bendición.

No se nos describe esta bendición porque es sagrada. Yo creo que las Escrituras son un ejemplo de discreción en todo respecto con relación a las cosas sagradas. El lugar mismo donde recibió la bendición, en donde se entrevistaba con Dios, donde se hallaba en la presencia de Dios, es sagrado también. No en balde Jacob dijo: “vi a Dios cara a cara y fue librada mi alma”. Fue bendecido directamente por Dios.

El significado de la lucha con Dios

El manual de instituto del Antiguo Testamento explica el significado del término “luchar con Dios” y cómo puede aplicarse a esta escritura:

“Aun cuando mucho de lo que sucedió en Peniel no está muy claro, el registro de las Escrituras indica que una experiencia sagrada tuvo lugar allí. Muchas veces las luchas espirituales preceden a las grandes revelaciones. Por ejemplo, cuando Enós, Alma y José Smith buscaron fervientemente las bendiciones del Señor, experimentaron esa “lucha” (véase EnÃs 1:1–5; Alma 8:10; Jose Smith—Historia 1:13–17). La lucha que experimentó Jacob pudo muy bien haber sido una lucha espiritual semejante”. (“Manual de Instituto del Antiguo Testamento”, por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, )

El autor de la entrada “Jacob in the Presence of God” en el Simposio Sidney B. Sperry número 22 cita numerosos ejemplos de personajes que tuvieron que tener una “lucha con Dios” o “lucha ante Dios” en las Escrituras. Entre ellos Enós (ver EnÃs 1:2) y Alma, que, según el texto “luchó con Dios en poderosa oración” (ver Alma 8:10, 15). El profeta José Smith aplicó esta expresión también a Zacarías, que “luchó por una bendición”. Según la declaración del Profeta, él “entró al templo para luchar con Dios, conforme al orden del sacerdocio, para obtener la promesa de un hijo”. De acuerdo con esta declaración, Zacarías no sólo entró al templo de acuerdo con el turno que le tocaba por su clase en el sacerdocio; sino que cuando lo hizo, lo hizo buscando una bendición.

En el reporte del Simposio Sidney B. Sperry número 22 se encuentra también la siguiente cita: “El presidente Brigham Young dijo que todos nosotros estamos situados “en el mismo terreno”, en cuanto a que debemos “batallar, luchar y esforzarnos, hasta que el Señor abra el velo y nos permita contemplar Su gloria, o una porción de ella””.

Sin duda es significativo que Jacob haya “luchado” en Peniel, según se nos describe, aún hasta el amanecer, buscando, como él buscaba, una bendición. Si bien podemos considerar que la “lucha con Dios” de Jacob en realidad había comenzado veinte años antes, en Bet-el.

También lee
3 poderosas razones para desear ser un lamanita

El nombre nuevo de Israel

Los cambios de nombre son frecuentes en las Escrituras y son de alta importancia simbólica. El nombre en el antiguo Israel se consideraba como señal de la propia identidad, y el cambio de nombre implicaba el cambio de una cierta identidad hacia una identidad mejor. Es decir, un progreso, o una conversión. Así, a Abram se le cambia su nombre por el de Abraham, y el de Jacob se ve cambiado por el nombre de Israel. Es Dios quien cambia el nombre y proporciona a cada uno de estos patriarcas, en lugares y ocasiones sagradas, un nuevo nombre.

Con respecto a las promesas que existen en las Escrituras para este nombre, el élder Bruce R. McConkie hizo memoria de las mencionadas en DyC 130: 10–11 y en Apocalipsis 2:17:

1. “Y a cada uno que entre en el reino celestial” se le dará una piedrecita blanca en la que está escrito el nuevo nombre. La piedra blanca se convertirá en un Urim y Tumim para toda persona que reciba una, y por ese medio se darán a conocer cosas pertenecientes a un orden superior de reinos… El nombre nuevo es la palabra clave.” (D. Y C. 130:10,11; Apo. 2:17.)

Y con respecto al Israel de nuestros días, el élder Bruce R. McConkie también señaló:

2. Al Israel de los últimos días, el remanente esparcido que será recogido en la gran era de la restauración, el Señor dijo:. “Y te será puesto un nombre nuevo, que la boca de Jehová nombrará.” (Isa. 62:2; 65:15.) Bien puede ser que el nombre nuevo, nombre necesariamente limitado para su uso en los últimos días, sea La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. (D. Y C. 115:4.)

(“Mormon Doctrine, 2nd edition”, por Bruce R. McConkie, Disponible en » http://www.amazon.com/Mormon-Doctrine-2nd-Bruce-McConkie/dp/B000VXQH80)

El nombre nuevo de Israel, ratificado

El cambio de nombre de Jacob fue nuevamente ratificado en un lugar sagrado, en Bet-el, donde Dios se había aparecido por primera vez a Jacob. Jacob volvió a Bet-el después de todos los años que estuvo en Padan-aram, tras reconciliarse con Esaú y algún tiempo después de la experiencia de Peniel.

Génesis 35:6–7
6 Y llegó Jacob a Luz (ésta es Bet-el), que está en la tierra de Canaán, él y todo el pueblo que con él estaba.

7 Y edificó allí un altar y llamó al lugar El-Bet-el, porque allí se le había aparecido Dios cuando huía de la presencia de su hermano. (Antiguo Testamento | Génesis 35:6–7)

Allí le fue ratificado a Jacob su nuevo nombre:

Génesis 35:9–10
9 Y se le apareció otra vez Dios a Jacob, cuando éste regresó de Padán-aram, y le bendijo.
También lee
Tres tipos de edificios sagrados en el Libro de Mormón, parte 2 de 2

10 Y le dijo Dios: Tu nombre es Jacob; no te llamarás más Jacob, sino que Israel será tu nombre; y llamó su nombre Israel. (Antiguo Testamento | Génesis 35:9–10)

No sólo se le confirmó en Bet-el su nuevo nombre, sino también fue ratificado sobre él el convenio de Abraham:

Génesis 35:11–15
11 Y le dijo Dios: Yo soy el Dios Omnipotente; crece y multiplícate; una nación y un conjunto de naciones procederán de ti, y reyes saldrán de tus lomos.

12 Y la tierra que yo he dado a Abraham y a Isaac, te la daré a ti; y a tu descendencia después de ti daré la tierra.

13 Y se fue de él Dios, del lugar en donde había hablado con él.

14 Y Jacob erigió una señal en el lugar donde había hablado con él, una señal de piedra, y derramó sobre ella una libación y echó sobre ella aceite.

15 Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar donde Dios había hablado con él: Bet-el.

(Antiguo Testamento | Génesis 35:11–15)

Que significa, como ya hemos dicho, “la casa de Dios”.

La investidura de poder y autoridad de Jacob

Junto con su nuevo nombre se invistió a Jacob con poder y autoridad, pues se le dijo (según se puede apreciar mejor en la versión King James de la Biblia, en inglés): “”for as a prince hast thou power with God and with men”. El pasaje mencionado ha sido mal traducido al español como “has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido”, pero en inglés dice “como un príncipe”, y es más claro, ya que el nombre de Israel significa, precisamente, “Príncipe de Dios”.

Conclusión: la magnitud de la bendición de Jacob

Y, para no hacer esto demasiado largo, podemos hacer un pequeño resumen.

1. Jacob luchó toda la noche por una bendición cuando enfrentaba una gran prueba en la que él, su familia y el cumplimiento del convenio de Dios se enfrentaban con una posible aniquilación.

2. Se preguntó a Jacob por su nombre, y él proporcionó su propio nombre al mensajero o ministro divino.

3. Se proporcionó a Jacob un nombre nuevo.

4. Se proporcionó a Jacob una investidura de poder, por el cual sería reconocido a los ojos de Dios y de los hombres.

5. Se dio a Jacob una bendición adicional, tras la cual él reconoció haber visto a Dios cara a cara y haber sido librada su alma.

Y ya, sin más comentarios, porque al buen entendedor pocas palabras y hay que seguir el ejemplo de María, que cuando recibía una cosa sagrada de Dios la guardaba, meditándola en su propio corazón (Lucas 2:19). Espero haberte dado un pasaje y material para meditar, en tu próxima visita al templo, y en tus propias luchas ante Dios. Espero que se te quemen las habas y haberte dado un motivo para acudir al templo con un propósito, buscando mayor conocimiento por medio del Espíritu Santo, procurando, como lo hicieron Zacarías, Enós y Jacob, recibir tú también tu propia bendición. Y también, si has llegado hasta aquí, espero haber aumentado tu interés por las Escrituras.

Después de todo puedes buscar conocimiento de Dios y regresar al templo: ¡La investidura del templo se vuelve muy poco aburrida cuando buscamos a Dios tras de leer pasajes como estos!

Bibliografía

JPMarichal, “Discreción sobre las cosas del templo – Biblicomentarios”, Disponible en » http://biblicomentarios.com/analisis-textuales/discrecion-sobre-las-cosas-del-templo/

• “Manual de Instituto del Antiguo Testamento”, por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días,

• “Mormon Doctrine, 2nd edition”, por Bruce R. McConkie (1979), en English, Disponible en » http://www.amazon.com/Mormon-Doctrine-2nd-Bruce-McConkie/dp/B000VXQH80

• “Saturday Night Thoughts”, por Orson F. Whitney (1927), Disponible en » http://www.amazon.com/Saturday-Night-Thoughts-Orson-Whitney/dp/B003HLMXBI

• “Thy People Shall Be My People and Thy God My God: The 22nd Annual Sidney B. Sperry Symposium”, por Various Authors (2011), en English, Disponible en » http://www.amazon.com/Thy-People-Shall-God-Symposium-ebook/dp/B004K1F7SK

• “Words of Joseph Smith”, por Ehat and Cook,

Dejar respuesta