Las siete tribus del Libro de Mormón

Introducción

A lo largo del Libro de Mormón se puede observar una organización interna de manera consistente que nos lleva a pensar que la población, tanto de los lamanitas como de los nefitas, estaba dividida en siete tribus, establecidas por Lehi y respetadas por sus descendientes. El conocer la existencia de las siete tribus ayuda a comprender la historia del Libro de Mormón desde una perspectiva de interacciones entre estas tribus. Además, es una evidencia adicional del libro de Mormón al mostrar un contexto organizacional complejo, consistente y compatible con el del pueblo de Israel.

¿Cuáles eran las siete tribus del Libro de Mormón?

Las siete tribus a que nos referimos son nombradas por primera vez, de manera comprensiva, en el siguiente versículo.

[pasaje]13 Ahora bien, los del pueblo que no eran lamanitas eran nefitas; no obstante, se llamaban nefitas, jacobitas, josefitas, zoramitas, lamanitas, lemuelitas e ismaelitas.

(Libro de Mormón | Jacob 1:13–14)[/pasaje]

Cómo se dividió el pueblo en siete tribus

Lehi es muy semejante al patriarca Jacob (Israel) en varias maneras. Ambos, Lehi y Jacob tuvieron una reunión con su familia antes de morir, en la que dieron bendiciones patriarcales sobre cada miembro de su familia que se extenderían a sus descendientes (ver Génesis 49, 2 Nefi 1-4). Además de dar estas bendiciones patriarcales, dichas declaraciones contribuyeron a forjar una estructura organizacional. Esto dio origen a la división de los pueblos del Libro de Mormón en siete tribus claramente definidas.

La estructura organizacional de Israel

las-doce-tribusEn el caso de Jacob este fue el fundamento organizacional de las doce tribus de Israel, cada una con sus características distintivas y una función específica. Años más tarde, cuando Moisés libraría a este pueblo de la cautividad y Josué les introduciría de nuevo en la tierra prometida, la tierra sería dividida en función de la pertenencia a una de estas tribus. Los asuntos gubernamentales también se regirían con base en la estructura de las tribus.

La función específica de algunas de las tribus sería definida en la ley de Moisés. Por ejemplo, a la tribu de Leví le sería dado un encargo particular con respecto al sacerdocio y el templo. Durante todo el Antiguo Testamento y parte del Nuevo, los levitas llevaron todos los asuntos correspondientes al sacerdocio.

Necesidad de una restructuración en América

Años antes de que Lehi saliera de Jerusalén, Israel sufrió el ataque de Asiria, lo cual originó la pérdida de diez de las tribus (las famosas Diez Tribus perdidas). Poco después de la partida de Lehi otro grupo, los mulekitas, también salió de Jerusalén con destino a América.

Sabemos que Lehi era descendiente de Manasés y Mulek era descendiente de Judá. Desconocemos, sin embargo, la tribu a la que pertenecía Zoram. Podemos decir, entonces, que por lo menos dos tribus de Israel se encuentran representadas en el Libro de Mormón: José y Judá.

La tribu de Leví no estaba representada. No obstante, hay suficiente evidencia de que Lehi poseía el sacerdocio y que sus descendientes también lo recibieron. Como a otros profetas no-levitas, el Señor dio el sacerdocio a Lehi.

Con sólo dos tribus en América, la condición era definitivamente distinta a la de la tierra de donde ellos procedían. No obstante, las leyes y la regulación seguían siendo las mismas. Era tiempo de actualizarse por medio de una restructuración.

La estructura organizacional en el Libro de Mormón

Al igual que Jacob, Lehi también reunió a su alrededor a su familia y les dio bendiciones patriarcales con las cuales bendijo a cada cabeza de familia y a sus descendientes. Al hacerlo, creó una división en siete tribus o grupos naturales conforme al orden de sus bendiciones. Consideremos dicho orden:

  1. Las siete tribus del Libro de MormónZoram (2 nefi 1:30-32)
  2. Jacob (2 Nefi 2)
  3. José (2 Nefi 3)
  4. Lamán (2 Nefi 4:3-7)
  5. Lemuel (2 Nefi 4:8-9)
  6. Ismael (2 Nefi 4:10)
  7. Nefi y Sam, en conjunto (2 Nefi 4:11)

La autoridad de Lehi era tal que en el futuro sería reconocido como “el padre Lehi”, el único personaje en ser llamado “padre” por las culturas del Libro de Mormón en diferentes tiempos (Enós 1:25; Mosíah 1:4; 2:34; Alma 9:9; 18:36; 36:22; 56:3; Helamán 8:22; 3 Nefi 10:17).

Referencias a las siete tribus a lo largo del Libro de Mormón

Al bendecirles en esta manera, Lehi conformó también siete grupos o divisiones entre el pueblo. Estas siete “tribus” o divisiones internas permanecieron a lo largo de toda la historia del Libro de Mormón. Jacob las cita por primera vez en el versículo trece del primer capítulo de su libro:

[pasaje]13 Ahora bien, los del pueblo que no eran lamanitas eran nefitas; no obstante, se llamaban nefitas, jacobitas, josefitas, zoramitas, lamanitas, lemuelitas e ismaelitas.
(Libro de Mormón | Jacob 1:13)[/pasaje]

El autor de 4 Nefi las vuelve a citar otra vez:

[pasaje]37 por tanto, los verdaderos creyentes en Cristo y los verdaderos adoradores de Cristo (entre los cuales se hallaban los tres discípulos de Jesús que habían de quedar) eran llamados nefitas, y jacobitas, y josefitas, y zoramitas.
38 Y aconteció que aquellos que rechazaban el evangelio eran llamados lamanitas, lemuelitas e ismaelitas; y éstos no degeneraron en la incredulidad, sino que intencionalmente se rebelaron contra el evangelio de Cristo; y enseñaron a sus hijos a no creer, así como sus padres degeneraron desde el principio.
(Libro de Mormón | 4 Nefi 1:37–38)[/pasaje]

Y una vez más se les cita hacia el final del libro.

[pasaje]8 Y sucedió que en este año empezó a haber una guerra entre los nefitas, que se componían de los nefitas, y los jacobitas, y los josefitas y los zoramitas; y esta guerra fue entre los nefitas, y los lamanitas, los lemuelitas y los ismaelitas.
(Libro de Mormón | Mormón 1:8)[/pasaje]

Las tres citas se componen de los mismos elementos: siete “tribus” o divisiones principales, nombradas siempre con los mismos nombres, desde la bendición patriarcal de Lehi en adelante. Lo que muestra que la división en siete tribus permaneció, además, consistente, a pesar de todos los cambios turbulentos registrados en el Libro de Mormón. Lo que a su vez nos da una idea del peso de la autoridad del “padre Lehi” entre el pueblo, tanto entre nefitas como entre lamanitas.

Es interesante notar que cuando Alma estableció la Iglesia en la tierra de Zarahemla, lo hizo precisamente entre siete divisiones (Mosíah 25:23).

Conclusión

Al igual que sucedió con Josué, la división en siete tribus internas bien definidas tuvo una influencia en la división de las tierras así como en la división de tareas. Así como la tribu de Leví fue asignada al sacerdocio y al templo, Jacob, hijo de Lehi, y sus descendientes fueron asignados a ocupar sus vidas “al servicio de Dios” (2 Nefi 2:3). En más de un aspecto, Lehi y sus descendientes se esforzaron por cumplir con todos los aspectos de la ley “en todas las cosas” (2 Nefi 5:10).