Entradas

¿A qué se refiere la Biblia al describir a Melquisedec como un hombre sin padre, sin madre y sin genealogía?

12
303

Pregunta: ¿A qué se refiere la Biblia al describir a Melquisedec como un hombre sin padre, sin madre y sin genealogía?

Probablemente a tí o a uno de tus amigos o conocidos les haya surgido esta pregunta
Pregunta:

El libro de Hebreos contiene un pasaje que ha parecido poco claro, o al menos sorprendente, para muchos, ya que parece describir algo inconcebible. ¿Era en verdad Melquisedec un hombre sin padre, sin madre y sin genealogía?

Pasaje base

Hebreos 7:1–4
Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo,

2  a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo, cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz;

sin padre, sin madre, sin genealogía; que no tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.

4  Considerad, pues, cuán grande fue éste, al que aun Abraham, el patriarca, dio diezmos del botín. (Nuevo Testamento | Hebreos 7:1–4)

También lee
¿Cómo se aplicó el nombre de "egipcio reformado" al idioma del Libro de Mormón?

Respuesta breve

La respuesta breve podría ser todo lo que tus amigos necesitan saber durante una conversación normal. De todos modos, a tí sí te conviene conocer el análisis para saber por qué les diste esa respuesta.
Respuesta:

La frase “sin padre, sin madre, sin genealogía” se refiere en realidad no a la persona de Melquisedec, sino a un atributo que Melquisedec poseía y que se desea resaltar como eterno. Este atributo es el sacerdocio, que no tiene principio ni fin. En honor a Melquisedec, que ejerció este sacerdocio de manera ejemplar, se ha llamado también a este sacerdocio en las Escrituras “el sacerdocio de Melquisedec”.

Análisis (¿de dónde salió esta respuesta?)

El análisis o "respuesta larga" te permitirá fundamentar y documentar tu respuesta e incrementar en forma importante tu conocimiento sobre las Escrituras.

El pasaje anterior resulta desconcertante cuando lo leemos por primera vez, y por razones sumamente comprensibles. Al parecer, es una descripción de la persona de Melquisedec y, de pronto, sin previo aviso, el autor del libro de Hebreos nos informa que es alguien “sin padre, sin madre, sin genealogía”. Si esto es así literalmente, resultaría un personaje único realmente en toda la historia humana. Aún más, la declaración parece incompatible con algunos principios del plan de salvación. ¿Cómo es posible que se le describa de esta manera? ¿Qué es lo que el autor del libro de Hebreos ha querido realmente decir?

¿Qué es lo que sabemos sobre Melquisedec?

Antes de aclarar esta situación, permíteme comentarte que es muy poco lo que sabemos sobre el personaje de Melquisedec, y es que aunque el nombre de Melquisedec se cita con interesante frecuencia en las Escrituras (2 veces en el Antiguo Testamento, 9 en el Nuevo Testamento, 5 veces en el Libro de Mormón, ¡26 veces en Doctrina y Convenios! y 2 veces en la Perla de Gran Precio), la gran mayoría de las citas no se refieren a él como personaje, sino a su sacerdocio. De hecho, sólo tres pasajes de las escrituras nos pueden servir para saber cómo fue Melquisedec como persona, y son Génesis 14:18-20, en el Antiguo Testamento, Alma 13:14-20, en el Libro de Mormón, y Hebreos 7:1-4, en el Nuevo Testamento.

De los dos pasajes, el de Alma 13 es más completo. Si te parece, coloquemos juntitos estos pasajes, para poder contemplar así qué es lo que cada uno nos ofrece. Agregaré un poco de marcaje, como a ti también te gusta marcar tus escrituras, para enfatizar algunos puntos importantes.

Génesis 14:18-20
18  Entonces Melquisedec, rey de Salem, el cual era sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino,

19  y le bendijo, diciendo, Bendito sea Abram del Dios Altísimo, poseedor de los cielos y de la tierra;

20  y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó a tus enemigos en tus manos. Y le dio Abram los diezmos de todo.

(Antiguo Testamento | Génesis 14:18–20)

Hebreos 7:1-4Alma 13:14-20
Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo,

a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo, cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz;

3  sin padre, sin madre, sin genealogía; que no tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.

4  Considerad, pues, cuán grande fue éste, al que aun Abraham, el patriarca, dio diezmos del botín.

(Nuevo Testamento | Hebreos 7:1–4)

 

14 Sí, humillaos así como el pueblo en los días de Melquisedec, quien también fue un sumo sacerdote según este mismo orden de que he hablado, que también tomó sobre sí el sumo sacerdocio para siempre.

15 Y fue a este mismo Melquisedec a quien Abraham pagó diezmos; sí, aun nuestro padre Abraham pagó como diezmo una décima parte de todo lo que poseía.

16 Y estas ordenanzas se conferían según esta manera, para que por ese medio el pueblo esperara anhelosamente al Hijo de Dios, ya que era un símbolo de su orden, es decir, era su orden, y esto para esperar anhelosamente de él la remisión de sus pecados a fin de entrar en el reposo del Señor.

17 Pues bien, este Melquisedec era rey de la tierra de Salem; y su pueblo había aumentado en la iniquidad y abominaciones; sí, se habían extraviado todos; se habían entregado a todo género de iniquidades;

18 pero Melquisedec, habiendo ejercido una fe poderosa, y recibido el oficio del sumo sacerdocio según el santo orden de Dios, predicó el arrepentimiento a su pueblo. Y he aquí, se arrepintieron; y Melquisedec estableció la paz en la tierra durante sus días; por tanto, fue llamado el príncipe de paz, pues era rey de Salem; y reinó bajo su padre.

19 Hubo muchos antes que él, y también hubo muchos después, mas ninguno fue mayor que él; por tanto, han hecho de él mención más particular.

20 Bien, no necesito detallar el asunto; lo que he dicho puede ser suficiente. He aquí, tenéis las Escrituras por delante, y si queréis tergiversarlas, será para vuestra destrucción.

(Libro de Mormón | Alma 13:14–20)

 

Lo que aprendemos de esta comparación

¿Qué podemos extraer de estos pasajes? Bueno, las frases resaltadas nos dejan saber, en su conjunto que:

  • Melquisedec fue rey en la tierra de Salem.
  • Su nombre significa “Rey de justicia” y “Rey de paz”
  • Reinó bajo su padre.
  • Predicó el arrepentimiento a su pueblo y logró su conversión.
  • Estableció la paz en la tierra y fue llamado “príncipe de paz”.
  • Fue ordenado al sacerdocio, en el órden que hoy lleva su nombre.
  • Abraham le dio diezmos.

A todas estas características, bastante concebibles, tendríamos entonces que agregar la extraña declaración de que no tenía “padre, madre, ni genealogía”.  Lo que ya no encaja en el conjunto, pero, para que no te quedes con la duda, lo estaremos aclarando más adelante.

Fragmentos de información

Alma nos da, sin querer, un indicio sobre por qué es este personaje tan difícil de entender. Si le hacemos caso a los versículos 19 y 20 de Alma 13 nos enteramos de que la biografía de Melquisedec era, de hecho, ampliamente mencionada y reconocida en la historia sagrada antigua. Está claro que el autor del libro de Hebreos no les habla a sus lectores sobre un personaje desconocido, sino que da por sentado que todo mundo lo conoce y sólo está repasando algunas de sus características. Sin embargo, nos damos cuenta de que ya no tenemos algunos de los registros originales con nosotros, de manera que, en nuestras escrituras, sólo han llegado a nosotros estos tres. En otras palabras, la información que tenemos es fragmentada y sólo podremos obtener mayor información cuando el Señor juzgue conveniente poner a nuestra disposición el resto de las escrituras antiguas que, por lo visto, conocían tan bien estos autores.

Un pasaje fragmentado

Entender esa fragmentación nos habilita para observar el pasaje de Hebreos 7:1-4 en la misma luz. Al observarlo bien, nos damos cuenta que se basa en el supuesto de que el lector tiene un conocimiento previo de los dos personajes de los que se habla (Melquisedec y Abraham), que eran un tema fundamental para la cultura hebrea, que es al tipo de lectores a los que va precisamente dirigida la carta (los hebreos). También, notaremos que, quizá por ese supuesto, quizá porque el pasaje incluyera en el principio mayor información, parece haber un salto abrupto en la descripción  del personaje entre los versículos 2 y 3, como si se tratara de dos temas a la vez. Trataré de ilustrar aquí abajo, con color, esa diferencia de temas:

Hebreos 7:2–3
2  a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo, <span style=”color:orange”>cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz</span>;

3   <span style=”color: green”>sin padre, sin madre, sin genealogía; que no tiene principio de días, ni fin de vida</span>, <span style=”color:orange”>sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre</span>. (Nuevo Testamento | Hebreos 7:2–3)

El color naranja representa lo que el escritor está hablando sobre Melquisedec, y que se aplica sin problema a una persona de carne y huesos, como tú y como yo, mortal, como nosotros. El color verde resalta algo que no podría aplicarse a una persona, sino a algo que Melquisedec tendría que poseer, algo que, si ponemos atención al mismo versículo 3, se relaciona con el convertirse o ser “hecho semejante al Hijo de Dios” y con el hecho de “permanecer sacerdote para siempre”.

Luego, la sección resaltada en verde señala no a una característica del personaje mismo, sino a una característica de algo que el personaje posee.

Descartando una idea peregrina

Antes de seguir adelante aprovechemos que ya estamos entrados para descartar una idea peregrina. Algunos han sugerido que esta descripción no se aplica a Melquisedec, sino a Jesucristo. ¿A quién mejor se aplicarían los títulos de Rey de Justicia y Rey de Paz?

Esta explicación, aunque atractiva, es inconsistente con el pasaje mismo. El pasaje señala con claridad que Melquisedec es quien fue hecho semejante al Hijo de Dios. Jesucristo no es semejante al Hijo de Dios, él es el Hijo de Dios. Esta solución brindaría más problemas que el simplemente concentrarnos en lo que el pasaje con claridad ya nos está diciendo, así que, como nos distrae, vamos a descartarla y seguimos adelante.

Qué es lo que Melquisedec poseía

Y bueno, ¿qué es lo que Melquisedec poseía, que era tan importante como para transformarle en alguien semejante al Hijo de Dios? La respuesta la da entre líneas el mismo versículo. Melquisedec poseía el sacerdocio. Poseía, de hecho, un sacerdocio mayor que Abraham. Ese es el mensaje del contexto en el libro de Hebreos. Mira los siguientes versículos:

Hebreos 7:4–7
4  Considerad, pues, cuán grande fue éste, al que aun Abraham, el patriarca, dio diezmos del botín.

5  Y ciertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio tienen mandamiento de recibir del pueblo los diezmos según la ley, a saber, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham.

6  Pero aquel cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos y bendijo al que tenía las promesas.

7  Y, sin contradicción alguna, el que es menor es bendecido por el que es mayor.

(Nuevo Testamento | Hebreos 7:4–7)

Es decir, Melquisedec no era levita (ni siquiera existían todavía los levitas), ni poseedor del sacerdocio de Aarón, como para andar recibiendo diezmos. Así que, delibera el autor de Hebreos, ¿con qué autoridad los recibía? Entonces, concluye, los recibía por medio de una autoridad mayor que la del sacerdocio de Aarón. Y esa autoridad era el sacerdocio que Melquisedec poseía.  Los tres pasajes coinciden en eso. Génesis 14:18-20 indica que Melquisedec era “sacerdote del Dios Altísimo”. Hebreos 7:1-4 también le llama “sacerdote del Dios Altísimo” además de señalar que “permanece sacerdote para siempre”. Alma 13:14-20 aclara que fue “un sumo sacerdote según este mismo orden de que he hablado” o, como le llama más adelante en el mismo pasaje, “el oficio del sumo sacerdocio según el santo orden de Dios”. Ese es el orden del sacerdocio que hoy, en honor de este gran personaje, llamamos “el sacerdocio de Melquisedec” y que es, ciertamente, mayor en importancia que el sacerdocio de Aarón. Que es precisamente el punto que tanto se esfuerza el autor del libro de Hebreos en demostrar en esta porción de su libro. El versículo 11 ya lo declara:

Hebreos 7:11
11  Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón?

(Nuevo Testamento | Hebreos 7:11)

La perfección, según se indica, no viene por medio del sacerdocio de la tribu de Leví, el llamado sacerdocio aarónico, por lo cual se levanta Cristo, según el orden del sacerdocio que fue también entregado a Melquisedec y que es, a todas luces superior en causa, alcance y efectos al sacerdocio de Aarón.

La maravilla de la revelación moderna

Doctrina y Convenios expone con menos palabras, y también mucho más claras, este asunto, al explicar cuál es la naturaleza de estos dos sacerdocios, cómo se deben de ejercer en la Iglesia de Jesucristo y cuál es la relación entre ellos:

Doctrina y Convenios 107:1–5
En la iglesia hay dos sacerdocios, a saber, el de Melquisedec y el Aarónico, que incluye el Levítico.

2 La razón por la cual el primero se llama Sacerdocio de Melquisedec es que Melquisedec fue un gran sumo sacerdote.

3 Antes de su época se llamaba el Santo Sacerdocio según el Orden del Hijo de Dios.

4 Mas por respeto o reverencia al nombre del Ser Supremo, para evitar la demasiado frecuente repetición de su nombre, la iglesia en los días antiguos dio a ese sacerdocio el nombre de Melquisedec, o sea, el Sacerdocio de Melquisedec.

5 Todas las otras autoridades u oficios de la iglesia son dependencias de este sacerdocio.

(|Doctrina y Convenios 107:1–5)

Resumiendo

Por lo tanto, concluimos lo siguiente: el pasaje de Hebreos 7:1-4 habla de dos personajes (Moisés y Abraham) , con características bien conocidas para los lectores judíos (los hebreos) de las cuales una muy importante, peculiar de Melquisedec, era su autoridad o sacerdocio. Este sacerdocio era mayor al que poseía Abraham en ese momento, lo cual es resaltado en los tres pasajes que hoy hemos estudiado, en el hecho de que Abraham pagó diezmos a Melquisedec, en reconocimiento de su autoridad superior.

Hebreos 7:7
7  Y, sin contradicción alguna, el que es menor es bendecido por el que es mayor.

(Nuevo Testamento | Hebreos 7:7)

 

Conclusión

En la conclusión me atrevo a agregar mis propios comentarios y resaltar algunos aspectos que me parece importante compartirte.

En las “Citas Citables” te comparto una cita del élder Charles W. Penrose, que seguro encontrarás muy esclarecedora. Si eres como yo, te habrás quedado picado. El élder Penrose sigue hablando de otros conceptos, sobre cómo se perdió la autoridad de este sacerdocio y cómo es que fue restaurado en nuestra época, a tiempo para la preparación de la Segunda Venida. Pero como todo eso es ya otro tema , espero que haya sido de tu agrado la presente explicación y, como siempre, te invito a que seas también sangre activa en este proyecto compartiendo este artículo y dejándome conocer tu retroalimentación y comentarios.

Citas citables

Las citas citables agregan valiosa información y documentación a este comentario.

El élder Charles W. Penrose, del Quórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, disertó sobre algunos de estos puntos en un discurso que está recogido en el Diario de Discursos (JD 24:302). El párrafo es un poco largo, pero me voy a atrever a traducirlo y a compartirlo contigo, porque llega a esta misma conclusión por medio de otra línea de pensamiento, lo cual siempre es muy bueno, y además está salpicado de referencias a otros pasajes de las escrituras que te encantará cotejar y leer. Sin más preámbulo, aquí te va mi traducción de la cita del élder Charles W. Penrose. Para tu comodidad, la dividiré en subtítulos, de modo que puedas hacer algunas pausas:

La autoridad del sacerdocio de Melquisedec

“Ahora, esta autoridad, que ha descendido de Dios desde los cielos, es similar en naturaleza a quella que ejercieron los hombres sobre los que leemos en la Biblia. Leemos sobre uno en la era patriarcal, llamado Melquisedec, que tuvo este sacerdocio. Abraham fue y le pagó diezmos después de que regresó de derrotar a los reyes que había conquistado. Melquisedec, según se nos dice, fue el Príncipe de Salem, y era Sacerdote del Dios Altísimo (Génesis 14:18-20; Hebreos 7:14). Y, después de muchas generaciones, Jesús de Nazaret vino a la tierra y reclamó poseer ese mismo sacerdocio. Fue llamado a ser un Sacerdote según el orden de Melquisedec (Hebreos 3:1; Hebreos 5:5-6), es decir, Él tenía la misma clase de sacerdocio que Melquisedec tuvo.

La aplicación correcta de la frase del apóstol Pablo

“Leemos un poco sobre este Melquisedec, en la epístola de Pablo a los Hebreos, y sobre el sacerdocio que tuvo.

  • “Algunas personas, al leer esto, confunden al sacerdocio o autoridad que Melquisedec tenía con el hombre mismo. Leen que era él el que era “sin padre, sin madre, sin genealogía, que no tiene principio de días, ni fin de vida” (Hebreos 7:3). Eso es una clase de hombre muy peculiar, ¿no es así? Algunas personas dicen que esto se refiere a Jesús mismo (Alma 13:9). Pero eso no podría aplicarse a Jesús, porque su linaje está señalado en la Biblia (Mateo 1:1-17; Lucas 3:23-38). Él tenía un padre adoptivo, José, y una madre real, María; y Su Padre Celestial era su Padre real; porque se nos dice que él era el primogénito en el espíritu (Romanos 8:29) y el unigénito (Juan 1:14) en la carne.
  • Esto, entonces, no se aplica a Jesús, ni se aplica a ningún otro hombre; se aplica al sacerdocio o autoridad que Melquisedec tenía.

Diferencias en la transmisión de ambos sacerdocios

“El sacerdocio de Aarón o Leví se transmitió de manera hereditaria; se le daba a un hombre porque pertenecía a cierto linaje (DyC 84:18), pero este sacerdocio de Melquisedec no provenía por el linaje; venía sobre todos aquellos a los que a Dios le placiera otorgarlo (Hebreos 7:3, TJS). Jesús fue llamado para ser un sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec (Hebreos 5:5-6; Hebreos 7:17, 21), quien fue el Principe de Salem, sacerdote del Dios Altísimo (Génesis 14:18; Hebreos 7:1).

La forma en que se transmitió el sacerdocio desde los tiempos antiguos

“Moisés tuvo el mismo sacerdocio. Lo recibió de Jetro (Exodo 3:1; DyC 84:6). Hubo otro sacerdocio en los días de Moisés y Aarón, el levítico (Hebreos 7:11; DyC 107:1), que descendía dentro de cierto linaje, de padres a hijos (DyC 84:18). Pero cuando Jesús vino a la tierra recibió el sacerdocio de Melquisedec (…) Moisés y Elías le aparecieron en el monte de la transfiguración (Mateo 17:1-3). Jesús confirió ese mismo sacerdocio sobre sus apóstoles. “Como mi Padre me ha enviado, así les envío” (Juan 20:21). La misma autoridad que Jesús tuvo la confirió sobre Sus apóstoles (Lucas 8:1, TJS; Juan 15:16) y ellos la confirieron sobre otros (1 Timoteo 4:14) según fueron guiados por el Espíritu Santo, el Consolador (Juan 14:26) que Cristo les había enviado después de su partida (Juan 16:7). “

Bibliografía

Y sí, aunque no lo creas, para darte esta respuesta tan simple también consulté algunos libros. Y hasta te paso la referencia al costo, por si tú también deseas consultarlos.
  • Journal of Discourses,  24:302, élder Charles W. Penrose

12 Comentarios

  1. Se podria pensar , que muchas perzonas que leen labiblia, podrian atribuir este termino, de sin padres y sin geneologia,

    a nuestro padre celestial pero yo personalmente pienso que DIOS NUESTRO PADRE, DEBE TENER UN PADRE Y UNA MADRE, PORQUE TODO LO QUE ES Y EXISTE DEBE TENER UN PRINCIPIO Y NADA PUEDE SER POR EL AZAR Y NADIE O NADA PUDE FORMARSE SIN QUE HAYA UN PRINCIPIO
    , GENESIS TODO ARBOL QUE DE FRUTO,
    OS SERA PARA COMER Y DE ESTOS SURGEN LAS SEMILLAS PARA SU REPRODUCION OSEA QUE SE PUEDE
    DECIR QUE TODA LA CREASION DE DIOS TIENE SU ORIGEN DIVINO Y POR LOTANTO SU GENEALOGIA.

    • Respondí a un comentario sobre esto del Apocalipsis hace muy poco. Por favor, visita el siguiente artículo y hasta abajo encontrarás mi comentario y los planes para responder a esto.

      http://biblicomentarios.com/unicornios-en-la-biblia/

      Si quieres ir adelantando, en la sección 77 de Doctrina y Convenios encontrarás algunas explicaciones que, una vez entendidas, te pueden servir como base, en realidad, para la interpretación correcta de todo el Apocalipsis.

    • Que está bien. Sin embargo, nota que el artículo y la frase correspondiente de Hebreos 7:3, a la que se procura responder, no se refiere a nuestro Padre Celestial, sino a Melquisedec. Por lo tanto, la cuestión acerca de si Dios tiene padres está bien, y la has dejado bien planteada, pero pertenece a un tema diferente.

Dejar respuesta