La profecía de Isaías que no es de Isaías

Ayer platicamos sobre la doble misión de Juan el Bautista, que es descrita en esta profecía al principio de su evangelio:

[pasaje]2  Como está escrito en Isaías, el profeta:
He aquí yo envío a mi mensajero delante de tu faz,
que preparará tu camino delante de ti.
3  Voz del que clama en el desierto:
Preparad el camino del Señor;
enderezad sus sendas.
(Nuevo Testamento | Marcos 1:2–3)[/pasaje]

¿Es Isaías el autor de esta profecía?

Ahora bien, Marcos identifica a Isaías como el autor de esta profecía, pero esto no es así exactamente. En realidad, se trata de una combinación de varias profecías de autores diferentes.
  • En Éxodo 23:20, el Señor promete enviar a su mensajero (su ángel) para guiar al pueblo en su camino a la tierra prometida.
  • En Malaquías 3:1, Dios promete enviar un mensajero para depurar el culto del templo antes de enviar a su Ungido. Una escritura relacionada en el mismo libro de Malaquías (Malaquías 4:5) habla de Elías como un precursor a la venida de Cristo.
  • Isaías 40:3 habla de la “voz que clama en el desierto” para preparar el camino de Dios. La aplicación inmediata del mensaje de Isaías era que Dios protegería a su pueblo en su regreso a la tierra prometida tras el exilio en Babilonia.

Marcos combina e interpreta estas profecías como una sola, aplicada a Juan el Bautista como precursor de la venida de Cristo. Cabe la posibilidad de que variantes de esta promesa se hayan reiterado en diversas ocasiones y que Isaías se refiriese a ella en un pasaje que haya estado disponible para Marcos y que no haya llegado hasta nosotros. En todo caso, Mateo y Lucas también se refieren a esta promesa, pero sólo citan la porción que se atribuye hoy a Isaías (Mateo 3:3; Lucas 3:4).

La precisión de los profetas

En el desierto. Es impactante la precisión de los profetas, que incluso indican el lugar de la predicación del heraldo del Rey, el desierto de Judea.