1 Tesalonicenses

    0
    90
    Volúmen:
    < Anterior Siguiente >

    Introducción al libro de 1 Tesalonicenses

    Escribiendo con gratitud y afecto a una iglesia que él sólo había visitado brevemente, la primera y la segunda epístolas del apóstol Pablo de Tarso a los Tesalonicenses ofrecen palabras de aliento a una iglesia fiel pero que lucha, y se centran particularmente en el estímulo ofrecido por la Segunda Venida de Jesucristo.

    1 Tesalonicenses = Consuelo

    Nombre del libro:1 Tesalonicenses
    Abreviatura:1 Tes. (RVSUD)
    Número de capítulos:5
    Versículos notables:1 Tesalonicenses 1:10
    Perspectiva de Jesucristo:El Señor que viene
    Autor:Pablo de Tarso
    Fecha aproximada:54

    La Segunda Venida de nuestro Señor Jesucristo es un hecho inminente. La esperanza de su regreso es la gran inspiración y consuelo de todos los miembros de su Iglesia verdadera.

    Estructura del libro de 1 Tesalonicenses

    Los esquemas o estructuras son excelentes maneras de comprender mejor el propósito y organización de los temas dentro de un libro de las Escrituras. El siguiente es el esquema del libro de 1 Tesalonicenses.
    Para obtener un análisis más detallado sobre esta estructura consulta el artículo "Estructura general del libro de 1 Tesalonicenses, en la Biblia".

    Estructura del libro de 1 Tesalonicenses

    1. Reflexiones personales de Pablo sobre los tesalonicenses (1 Tesalonicenses 1-3)
    2. Instrucciones de Pablo a los tesalonicenses (1 Tesalonicenses 4-5)

    Autor del libro de 1 Tesalonicenses

    La epístola de 1 Tesalonicenses no fue cuestionada como epístola paulina sino hasta el siglo XIX, cuando los críticos radicales afirmaron que su falta de contenido doctrinal hacía que su autenticidad fuera sospechosa. Pero la proporción de la enseñanza doctrinal en las epístolas de Pablo varía ampliamente, y 1 Tesalonicenses fue escrito para tratar un tema doctrinal en particular: el regreso de Cristo. El testimonio externo de la autenticidad de 2 Tesalonicenses es incluso más fuerte que el de 1 Tesalonicenses. Internamente, el vocabulario, el estilo y el contenido doctrinal apoyan las afirmaciones en 2 Tesalonicenses 1:1 y 2 Tesalonicenses 3:7 de que la epístola de 2 Tesalonicenses fue escrita por Pablo.

    Fecha de redacción del libro de 1 Tesalonicenses

    Ambas epístolas de Tesalónica fueron escritas durante el segundo viaje misional de Pablo de Tarso, por lo que se encuentran entre los primeros libros del Nuevo Testamento. Después de una breve estadía en Tesalónica, la capital de Macedonia, Pablo viajó al sur a través de Berea y de Atenas a Corinto, donde pasó dieciocho meses. Durante la primera parte de su estancia en Corinto desde el año 51 al 52, Pablo escribió 1 Tesalonicenses.

    Unos meses más tarde, mientras Pablo de Tarso todavía estaba en Corinto, recibió una noticia de Tesalónica de que su enseñanza del día del Señor había sido mal entendida por algunos en la iglesia de Tesalónica. Luego, Pablo escribió otra epístola, 2 Tesalonicenses, para corregir ciertos malentendidos y alentar a la iglesia.

    En la época de Pablo, Tesalónica era el puerto marítimo prominente y la capital de la provincia romana de Macedonia. Esta próspera ciudad estaba ubicada en la Via Egnatia, la carretera principal de Roma al este, y estaba a la vista del Monte Olimpo, hogar legendario del panteón griego.

    Una ciudad de tal vez 200,000 en el primer siglo, Tesalónica tenía una población judía considerable, y el monoteísmo ético de la religión judía atrajo a muchos gentiles que se habían desencantado con el paganismo griego. Según 1 Tesalonicenses 1:9 y 1 Tesalonicenses 2:14–16, la mayoría de los conversos tesalonicenses eran gentiles que escaparon de la idolatría.

    Temas y estructura literaria del libro de 1 Tesalonicenses

    Después de la separación forzada de Pablo de los tesalonicenses (Hechos 17:1–9), el apóstol se preocupó cada vez más por el progreso de su fe. Los primeros tesalonicenses se escribieron para felicitar y alentar a los santos tesalonicenses, que sufrían persecución, y para ofrecer consuelo a sus seres queridos que habían muerto en Cristo. El tema de la venida de Cristo se repite a lo largo de la epístola, y 1 Tesalonicenses 4: 13–5: 11 proporciona uno de los tratamientos más completos del Nuevo Testamento de esta verdad crucial. Las dos secciones principales de 1 Tesalonicenses son: las reflexiones personales de Pablo sobre los tesalonicenses (Hechos 1–3) y las instrucciones de Pablo para los tesalonicenses (Hechos 4–5).

    Con respecto a la doctrina de la Segunda Venida con respecto a las dos epístolas de Tesalónica, 1 Tesalonicenses subraya la inminencia de la venida del Señor, mientras que 2 Tesalonicenses observa que ciertos eventos precederán el final. Por lo tanto, las Escrituras presentan el regreso del Señor en términos tanto de señales como de rapidez. Algunos estudiosos cristianos han llegado a la conclusión de que 1 Tesalonicenses habla de un “arrebatamiento” de la iglesia que precederá el último día del Señor, mientras que 2 Tesalonicenses hablan del juicio de Cristo sobre el mal. Otros cristianos, señalando que la intención principal de Pablo en estas epístolas es resaltar el consuelo que la esperanza de la venida del Señor brinda a los cristianos (así como señalar el error de pensar que no es necesario trabajar debido a la inminencia de la aparición de Cristo), Han argumentado que Paul no presenta una cronología detallada de los últimos tiempos. Más bien, creen que Pablo está resaltando tanto la necesidad de estar listos constantemente para el regreso del Señor como, sin embargo, al mismo tiempo, ser diligentes en hacer la obra de Dios en la tierra.

    < Anterior Siguiente >