2 Corintios

    0
    76
    Volúmen:
    < Anterior Siguiente >

    Introducción al libro de 2 Corintios

    Desde la primera carta que les escribió Pablo de Tarso, la iglesia de Corinto había sido influenciada por falsos maestros que agitaban a la gente contra la autoridad del apóstol Pablo. Afirmaban que era voluble, orgulloso, sin una apariencia impresionante, soso en su discurso, deshonesto, y no calificado como un apóstol de Jesucristo. Pablo de Tarso envió a Tito a Corinto para lidiar con estas dificultades, y a su regreso, se regocijó al oír hablar del cambio de corazón de los Corintios. Pablo escribió esta carta para expresar su acción de gracias por la mayoría arrepentida y para apelar a la minoría rebelde a aceptar su autoridad. A lo largo del libro defiende su conducta, carácter y vocación como apóstol de Jesucristo.

    2 Corintios = Nuestra ayuda

    Nombre del libro:2 Corintios
    Abreviatura:2 Cor. (RVSUD)
    Número de capítulos:13
    Versículos notables:2 Corintios 7:6; 2 Corintios 12:9
    Perspectiva de Jesucristo:Nuestra ayuda
    Autor:Pablo de Tarso
    Fecha aproximada:60 d. C.

    Estructura del libro de 2 Corintios

    Los esquemas o estructuras son excelentes maneras de comprender mejor el propósito y organización de los temas dentro de un libro de las Escrituras. El siguiente es el esquema del libro de 2 Corintios.
    Para obtener un análisis más detallado sobre esta estructura consulta el artículo "Estructura general del libro de 2 Corintios, en la Biblia".

    Estructura del libro de 2 Corintios

    1. Pablo explica su ministerio (2 Corintios 1-7)
    2. Pablo exhorta a una colecta para los santos (2 Corintios 8-9)
    3. Pablo defiende su llamamiento apostólico (2 Corintios 10-13)

    Autor del libro de 2 Corintios

    La evidencia externa e interna apoya ampliamente la autoría paulina de esta carta. Al igual que con la epístola de Romanos, el problema con la epístola de 2 Corintios es la cuestión de su unidad. Muchos han sugerido que los capítulos 10 a 13 no formaban parte de esta carta en su forma original debido a su contraste, en tono y tema, con los capítulos 1 a 9. Entre los que niegan la unidad de la epístola, la solución más popular es que los capítulos 10 a 13 pertenecen a una carta de Pablo, ahora perdida, a la que se hace referencia en 2:4. Sin embargo, es más razonable explicar la diferencia de tono entre los capítulos 1-9 y 10-13, debido al cambio de enfoque de auditorio, pues Pablo de Tarso pasa de dirigirse a la mayoría arrepentida a dirigirse a la minoría rebelde.

    Fecha de redacción del libro de 2 Corintios

    Pablo escribió 2 Corintios en Macedonia, durante su tercer viaje misional, probablemente en el 56 o 57 d. C. Se escribió tal vez de seis meses a un año después de 1 Corintios.

    Muchos eruditos creen que 2 Corintios fue, en realidad, la cuarta carta que Pablo escribió a los creyentes corintios. En 1 Corintios 5:9, Pablo habla de una epístola anterior, y después de escribir 1 Corintios, Pablo visitó a Corinto en lo que se ha denominado la “visita dolorosa” (2:1; compárese con 13:1). Después de esta visita (la tercera a la ciudad), Pablo escribió una “carta dolorosa” (2:4), que también se ha perdido.

    Tito llevó esta carta a Corinto y luego, a su regreso, le dio buenas noticias a Pablo cuando se encontraron en Macedonia (7:6-8). En alivio y en acción de gracias, Pablo escribió 2 Corintios desde Macedonia.

    Temas y estructura literaria del libro de 2 Corintios

    La epístola de 2 Corintios es la más autobiográfica de las cartas de Pablo y contiene numerosas referencias a las dificultades que soportó en el curso de su ministerio. A lo largo de esta carta, Pablo defiende su conducta, su carácter y su llamamiento apóstolico. El libro consta de tres partes principales: la explicación de Pablo sobre su ministerio (capítulos 1-7), la recolección para los santos (capítulos 8-9) y la reivindicación de la autoridad apostólica de Pablo (capítulos 10-13).
    La defensa de Pablo de su apostolado en los capítulos 10 a 13 se caracteriza por un uso magistral de la ironía y el sentido del humor sin perder la reverencia. En particular, en el llamado “Discurso de los locos” (11:16 – 12:13), Pablo se mofa de la vana preocupación de algunos corintios por el poder y por los dones espirituales espectaculares al “jactarse”, más bien, de su debilidad y de las persecuciones que había sufrido.

    < Anterior Siguiente >