Juan

    0
    119
    Volúmen:
    División: Los evangelios
    < Anterior Siguiente >

    Introducción al libro de Juan

    El Evangelio de Juan se ha mantenido desde hace mucho tiempo en un lugar de alto honor y devoción entre los seguidores de Jesucristo en todo el mundo. La profundidad de su mensaje — que se centra en el misterio de la persona de Cristo y su encarnación, en su relación con nuestro Padre Celestial, y en la importancia de creer en Cristo — junto con la relativa simplicidad de su construcción hace que sea con frecuencia el primer evangelio que se traduce a cada idioma.

    Juan = Hijo de Dios

    Nombre del libro:Juan
    Abreviatura:Juan (RVSUD)
    Número de capítulos:21
    Versículos notables:Juan 20:31
    Perspectiva de Jesucristo:El exaltado Hijo de Dios
    Autor:Juan el apóstol
    Fecha aproximada:Entre 85 y 90 d. C.

    Estructura del libro de Juan

    Los esquemas o estructuras son excelentes maneras de comprender mejor el propósito y organización de los temas dentro de un libro de las Escrituras. El siguiente es el esquema del libro de Juan.
    Para obtener un análisis más detallado sobre esta estructura consulta el artículo "Estructura del evangelio de Juan, en la Biblia".

    Estructura del libro de Juan

    1. La encarnación y presentación del Hijo de Dios (Juan 1-4)
    2. La oposición al Hijo de Dios (Juan 5-12)
    3. La preparación de los discípulos del Hijo de Dios (Juan 13-17)
    4. La crucifixión y resurrección del Hijo de Dios (Juan 18-21)

    Autor del libro de Juan

    Si bien el Evangelio de Juan no designa específicamente a su autor, hay muchos factores que respaldan la extendida creencia de que fue el apóstol Juan, hermano de Santiago e hijo de Zebedeo. De acuerdo con Juan 20:21, 24, este Evangelio fue escrito por “el discípulo a quien Jesús amó” y, en el círculo interno de los discípulos de Jesús (Pedro, Santiago y Juan), Juan es el único candidato probable para este sobrenombre. El hecho de que el autor fuera judío palestino y testigo ocular de los eventos que describe también apoya la autoría joánica. Las primeras fuentes escritas y la persistente tradición sobre el apóstol Juan apuntan a Éfeso como el lugar más probable para el origen del Evangelio. Se cree que Juan vivió y ministró en el área de Éfeso durante muchos años, y una tumba descubierta allí tiene fama de ser suya. Además, varios términos e ideas clave contenidos en el Evangelio habrían sido especialmente adecuados para esta área de Asia Menor.

    Fecha de redacción del libro de Juan

    Ireneo, uno de los llamados “padres de la Iglesia”, testifica explícitamente que Juan escribió el Evangelio mientras residía en Éfeso (a. 66–98), y hay pocas razones para cuestionar una fecha dentro de este período. Aunque algunos estudiosos en el pasado han argumentado que el Evangelio de Juan se compuso a mediados del siglo II a. D., el descubrimiento en Egipto de un fragmento de papiro del Evangelio de Juan fechado aproximadamente en el año 125 asegura que su redacción fue en el primer siglo.

    Temas y estructura literaria del libro de Juan

    El Evangelio de Juan se construye alrededor de siete milagros y siete declaraciones “Yo Soy” de Cristo. Las cinco secciones básicas de este Evangelio son: la encarnación del Hijo de Dios (1: 1–18); la presentación del Hijo de Dios (1: 19–4: 54); la oposición al Hijo de Dios (5: 1–12: 50); la preparación de los discípulos por el Hijo de Dios (13: 1–17: 26); y la crucifixión y resurrección del Hijo de Dios (18: 1–21: 25).
    Que el Evangelio de Juan es significativamente diferente de los Evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas) se ha hecho notar desde los primeros días de la historia de la iglesia. Es probable que el apóstol Juan escribiera después de que se hubieran completado los Sinópticos, y que él estuviera al tanto de ellos. Siendo ese el caso, Juan escribió para complementar los Sinópticos y para proporcionar una interpretación teológica de la Persona y la obra de Cristo especialmente adecuada para su audiencia helenística.
    A diferencia de los Evangelios Sinópticos, que presentan la enseñanza de Jesús en forma de breves palabras y parábolas, Juan presenta la enseñanza de Jesús en forma de discursos teológicos más largos: el discurso sobre el pan de vida (6: 41–59), el buen pastor y Sus ovejas (10: 1–30), la vid y las ramas (15: 1–8) y la oración sacerdotal (17: 1–26). En estos discursos, se utilizan con frecuencia pares de ideas contrastantes, como luz / oscuridad, creencia / incredulidad, amor / odio, y terrenal / celestial. En contraste con el enfoque de los evangelios sinópticos en el ministerio de Galilea, Juan enfatiza los eventos en Judea y registra tres o cuatro visitas de Pascua de Jesús a Jerusalén.
    Aunque los evangelios sinópticos están llenos de materia prima para la doctrina cristológica, Juan muestra una convicción más intensa de la centralidad de la persona de Cristo. Para Juan, la actividad de Cristo no es comprensible, aparte del hecho de que Él es el Mesías, el Hijo de Dios y Dios mismo (1: 1–18). Este énfasis en la persona de Jesús es enfatizado por la inclusión en el evangelio de Juan de las siete declaraciones “Yo Soy”.

    < Anterior Siguiente >