Define tu calendario personal

Año nuevo, vida nueva. Es el primer sábado del año. Si aún no lo has hecho, es un buen momento para prepararte para el 2018. He aquí algunas ideas:

  • Consigue un ejemplar impreso o electrónico de los calendarios de estaca y barrio de 2018 y transcribe (sí, eso es lo que dije) todas las actividades que consideres relevantes a la agenda electrónica de tu celular. Sé que suena un poco tedioso, pero el tiempo que te tomes ahora te resultará en una inversión durante tooooodo el año, ¡y jamás se te olvidará una actividad importante! Nota que tu llamamiento no es eterno y que puede haber cambios para los que ya estarás preparado de esta manera.
  • Si tu celular lo permite, coloca una automatización para que entre en modo silencio durante las reuniones de la Iglesia. Tendrás otro momento de alivio.
  • Considera cada actividad en la que tú participas por motivo de tu llamamiento como una meta y define de una vez las actividades intermedias que se necesitan para alcanzarla. Por ejemplo, un campamento puede requerir algunas reuniones preparatorias, una obra de teatro requerirá ensayos, etc.
  • Define también un calendario para las reuniones de consejos de liderazgo y presidencia.
  • Date tiempo para tí. Establece tus metas y cómo lograrlas sobre el mismo calendario. Incluye tus vacaciones.

Cambios establecidos en la Iglesia para 2018

Tras los cambios realizados durante los últimos meses del 2017, la Iglesia tal vez no vuelva a parecer la misma en 2018. Algunos cambios tienen una repercusión aparentemente sencilla, pero muy profunda. Por ejemplo, tendremos que desterrar de nuestro vocabulario la frase “clase de sacerdocio” y “clase de Sociedad de Socorro”, porque esos momentos deberán ser concebidos, desde ahora en adelante, como reuniones de liderazgo y no como clases. He aquí algunos de estos cambios importantes para los que desde ya deberás prepararte.

  • Se estableció el programa Ven Sígueme para los adultos. Esto significa que ya no llevaremos el manual de Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia y que las sesiones dominicales de Sociedad de Socorro y Sacerdocio son ahora reuniones donde todos deliberan en torno a actividades para satisfacer necesidades.
  • De manera similar, se cambió el formato y contenido del programa de maestras visitantes, para orientarlo hacia la atención de las necesidades de las hermanas en lugar de sólo “compartir un mensaje”.
  • El obispo deberá hacer a los candidatos a misioneros una serie de preguntas que se han hecho del conocimiento de todos los miembros.
  • Las sesiones de la Conferencia General se han consolidado en un sólo fin de semana. La sesión de mujeres y la sesión de sacerdocio se estarán alternando semestralmente con ese fin.
  • Los adultos solteros mayores de 30 y los divorciados tienen nuevas oportunidades de participación como obreros del templo.
  • Mientras tanto, los jóvenes presbíteros también vieron abrirse la puerta de su participación en las ordenanzas de la pila bautismal del templo.
Sigue aprendiendo
Preparación para el 2018

Piensa, ¿cómo estos cambios tendrán un impacto directo en tu vida y en la de los miembros que conoces ahora? Déjanos conocer tu opinión.