Job es acusado por sus amigos

Una parte de la prueba de Job fue el perder temporalmente a su familia y conocidos. Cuando antes gozaba de una popularidad positiva al servir a otros amigos y vecinos, ahora Job quedaba solo siendo despreciado por los demás. Los únicos que estaban a su lado eran sus amigos Elifaz, Bildad, Zofar y Elihú quienes vienen a consolarlo en estos momentos de angustia. Sin embargo, el consuelo brindado por sus amigos en ocasiones se tornaba más en acusaciones o regaños que en consuelo en sí.  En los siguientes capítulos del libro de Job  (Job 4-37) veremos como ellos le dan consejos que en ocasiones no aplicaban para su situación particular. Este es uno de esos casos donde las buenas intenciones de las personas no se traducen necesariamente en un bienestar para el que sufre sino que esto se volvía en una carga extra que Job debía soportar.

No todos los males vienen por desobediencia

Los consejos de los amigos de Job se pueden resumir en la falsa premisa de que si nos va mal en la vida se debe a la desobediencia y que el justo tiene una cierta inmunidad a los pesares. Elifaz deja esto muy en claro al decir:

Job 4:7 Recuerda, te ruego, ¿quién, siendo inocente, ha perecido jamás? O, ¿dónde han sido destruidos los rectos?

8 Como yo he visto, los que aran iniquidad y siembran aflicción, eso mismo siegan.

Bildad tiene la misma opinión al decir que si Job fuera realmente justo no le sobrevendrían estas situaciones:

Job 8:3 ¿Acaso pervertirá Dios el juicio, o pervertirá el Todopoderoso la justicia?

4 Si tus hijos pecaron contra él, él los entregó en manos de su transgresión.

5 Si tú de mañana buscas a Dios y ruegas al Todopoderoso,

6 si fueras puro y recto, ciertamente se despertaría ahora en tu favor y haría prosperar la morada de tu justicia.

20 He aquí, Dios no rechaza al perfecto ni brinda apoyo a la mano de los malignos.

Job tiene respuesta para cada acusación lo cual es tomado por sus amigos como una resistencia a la palabra de Dios y rebeldía de su parte. Por ejemplo ante la acusación de que los malos no prosperan, Job les responde con una pregunta:

Job 21:7¿Por qué viven los malvados y envejecen, y aun crecen en riquezas?

Los tres tipos de pruebas

La raíz de los males no siempre es fácil de detectar. El élder Neal A. Maxwell en su libro “All These Things Shall Give You Experience” nos explica que es sabio el poder entender los tres tipos de pruebas que experimentamos en esta vida:

Tipo 1: “Algunas cosas suceden por causa de nuestras propias decisiones y nuestros pecados, contrastado con el sufrimiento traído a nosotros por el hecho de ser cristianos.”

Tipo 2: “Otras pruebas y tribulaciones vienen por el simple hecho de vivir, como dijo el Señor  ‘que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.’” (Mateo 5:45)

Tipo 3: “Hay otra dimensión de sufrimiento y de desafíos que vienen aun cuando podamos vernos como inocentes. Estas vienen de parte de un Señor omnisciente que deliberadamente decide educarnos.”

Antes de juzgar debemos consolar

Normalmente vemos el libro de Job como un manual sobre cómo superar los desafíos, la guía idónea de la actitud y perspectiva ante las pruebas que nos llegan, pero se nos olvida que también, al buen estilo del Antiguo Testamento, es una muestra de lo que no debemos hacer al momento de estar en el papel de consolador de otros. Es fácil querer encontrar una raíz para el sufrimiento que observamos y terminar entonces juzgando o pensando que la persona ha traído sobre sí ese mal, pero lo que el que sufre necesita no es eso sino consuelo. Job describe perfectamente su sentir y lo que debería ser nuestra actitud ante el que sufre al decir:

Job 19:19 Todos mis íntimos amigos me aborrecieron; y los que amo se han vuelto contra mí.

20 Mi piel y mi carne se han pegado a mis huesos, y he escapado con solo la piel de mis dientes.

21 ¡Oh, vosotros mis amigos, tened compasión de mí, tened compasión de mí!, porque la mano de Dios me ha tocado.

22 ¿Por qué me perseguís como Dios y ni aun de mi carne os saciáis?

Cuando más debían de solidarizarse con su amigo, más duros se volvieron contra el que necesitaba alivio. Job le deja muy claro a Elifaz que su insensibilidad no pasa desapercibida:

Job 26:2 ¿En qué ayudaste al que no tiene fuerzas? ¿Has amparado al brazo sin fuerza?

3 ¿En qué aconsejaste al que no tiene sabiduría, y qué sana sabiduría has dado a conocer?

La utilidad del consejo de los amigos de Job

Entre las acusaciones también encontramos consejos correctos que le son externados a Job de los cuales podemos tomar provecho. Es cierto que el malvado tendrá un placer solo temporal, que al final el justo termina venciendo y que no somos más grandes que Dios. Lo que les faltó a los amigos de Job fue aguardarse al momento apropiado para tales consejos y lo más importante a la hora de consolar al afligido: centrarnos en acompañar y tratar de mitigar el dolor. Que a la hora de consolar podamos emular a Cristo y no terminemos siendo llamados “médicos inútiles” (Job 13:4) es una de las muchas enseñanzas de estos pasajes en el libro de Job. Es difícil poder saber qué tipo de prueba está experimentando cada persona que sufre pero lo que importa más es ver cómo podemos ayudar para que pueda sobrellevarla bien.

Bibliografía: All These Things Shall Give Thee Experience. Author, Neal A. Maxwell. Edition, reprint. Publisher, Deseret Book Company, 1992. ISBN, 0875796133, 9780875796130

 

Originally posted 2018-01-11 03:33:55.