El élder Russell M. Nelson nos comparte una historia personal para darnos ánimo cuando nos sintamos “débiles de corazón”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, agrega tu comentario!
Por favor, escribe aquí tu nombre