QUEZON CITY, Philippines

Unos 600 jóvenes filipinos se reunieron el 9 de septiembre y celebraron – a través de la música y la danza – el crecimiento de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días “sobre las Islas del Mar”.

Pocas horas antes de crear la 100ª estaca en Filipinas, el élder Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles, observó el escenario lleno a toda su capacidad con jóvenes vestidos con trajes brillantes y dijo: “¿Podéis ver qué futuro tenemos aquí? “

La Iglesia en Filipinas “se está convirtiendo en una fuerza para el bien”, dijo.

La celebración cultural, celebrada en el Teatro Kia,  en el área metropolitana de Manila, Filipinas, destacó la diversidad cultural del país y de la Iglesia que “traerá unidad, paz y armonía entre los filipinos mientras continúa creciendo y extendiéndose por las islas del mar “, dijo el élder Shayne M. Bowen, Setenta Autoridad General y presidente del Área de Filipinas de la Iglesia.

“Este es un día extraordinario en la historia de la Iglesia”, añadió. Filipinas se une ahora a los Estados Unidos, México, Brasil y Perú como el quinto país del mundo con 100 estacas SUD.

El acontecimiento histórico – celebrado con música ruidosa y danza alegre – comenzó hace 56 años en Manila.

El 28 de abril de 1961, el presidente Gordon B. Hinckley, entonces del Quórum de los Doce Apóstoles, ofreció una oración por el país.

“Esta es una ocasión que nunca olvidarán”, le dijo al pequeño grupo. “Lo que vamos a comenzar aquí afectará la vida de miles y miles de personas en esta isla republicana, y su efecto continuará de generación en generación por un bien grande y eterno”.

Lo que comenzó en un tranquilo cementerio con sólo un pequeño grupo “ahora tiene 21 misiones, dos templos operativos (con dos templos más para ser construidos) y una membresía total de 750.000 en 100 estacas y 75 distritos”, dijo el élder Bowen. “Esto es realmente digno de una celebración.”

Al hacer breves comentarios al final de la presentación, el élder Andersen y su esposa, la hermana Kathy Andersen, expresaron su gratitud al unirse a la celebración del hito histórico.

“Nunca olvidaremos esta noche. Espero que ustedes tampoco “, dijo Elder Andersen. “¿Qué aprende uno de este tipo de experiencias? Aprende todo lo bueno de la vida”.

Los jóvenes celebraron la diversidad geográfica y cultural de su país realizando danzas indígenas en diferentes regiones de Filipinas. “Sobre las Islas del Mar” tenemos 7.100 islas “, dijo Dino Antenorcruz, director de la celebración cultural. “Lo que realmente les une es el evangelio”.

Broey Divinagracia, de 17 años, de la Estación Filipinas de la ciudad de Quezon dijo: “Es un privilegio poder compartir la cultura de mi país”.

Hannah Kim, de 15 años, de la Estación Sur de Filipinas en Quezon City, realizó el Sayaw sa Bangko, en el que los participantes bailan en una torre construida desde bancos.

Jayvee Vicente, de 18 años, de la Estaca Las Pinas de Filipinas, realizó el Singkil – una danza que se originó en el norte del país y habla de un príncipe y una princesa.

Roni Balde, de 15 años, de la estaca Malolos realizó la Bumaya-Uyauy, una danza festiva que celebra una abundante cosecha. Dijo que está feliz de usar el baile para señalar al crecimiento de la Iglesia y el fortalecimiento de su país. “Mientras haya personas que no han escuchado la palabra de Dios en Filipinas, la Iglesia seguirá creciendo”, dijo. “¿Quién sabe? Tal vez en el futuro llegaremos a 200 estacas “.

Uniéndose al Elder y la hermana Andersen y el élder Bowen asistieron la hermana Lynette Bowen; el élder Ulisses Soares de la Presidencia de los Setenta y su esposa, la Hermana Rosana Soares; Elder Allen D. Haynie, Setenta Autoridad General, y su esposa, la Hermana Deborah Haynie; y el élder Evan A. Schmutz, Setenta Autoridad General y su esposa, la Hermana Cindy Schultz. 

Fuente: http://www.deseretnews.com/865688457/

Traducción y adaptación por Juan Pablo Marichal Catalán. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here