El mensaje trascendental del Salvador en el Sermón del Monte tiene para nosotros la importancia de una “zarza ardiente”