Las 5 horas esenciales del viernes de Semana Santa

Descritas en el horario actual

0
126
Hombre arrodillado ante la cruz - Viernes de Semana Santa

Los horarios de el viernes de Semana Santa

El viernes de semana santa Jesús fue entregado a Poncio Pilato para soportar un segundo juicio en el que resultó condenado por la autoridad civil y ese mismo día fue crucificado y sepultado. Los evangelios nos proporcionan valiosas claves por medio de las cuales es posible reconstruir los hechos a través de cinco momentos críticos, 5 horas esenciales que amplían nuestra comprensión de esos instantes angustiosos, pero esenciales para la salvación de todo el género humano, que tuvo que soportar nuestro Salvador y Redentor en ese viernes de Semana Santa. A continuación te proporciono estos cinco momentos, “traducidos” a nuestro horario actual para que puedas apreciarlos como si los vivieras con él hoy.

Ecce Homo, por Antonio Ciseri

18 a.m. : Pilato condena a muerte a Jesús

Durante toda la noche entre el jueves y el viernes de Semana Santa, Jesús estuvo en el inicuo juicio ante el tribunal de Caifás, que le halló culpable de blasfemia, por declararse el Hijo de Dios. Como esta afrenta era digna de muerte ante la ley de Moisés, pero estando bajo el dominio romano no podían ellos ejecutar el veredicto, le llevaron ante la autoridad civil romana, representada por Poncio Pilato, para que también él le juzgara y condenara. Pilato no le hubiera condenado por blasfemia, así que para él inventaron un nuevo cargo, el de haberse declarado “el Rey de los judíos”. Cuando Jesús fue crucificado, ese cargo fue colocado sobre la cruz.

Mateo 27:1–2
Y cuando llegó la mañana, todos los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo entraron en consejo contra Jesús, para entregarle a muerte.
2  Y lo llevaron atado y lo entregaron a Poncio Pilato, el gobernador.
(Nuevo Testamento | Mateo 27:1–2)
Jesús fue crucificado el Viernes de Semana Santa

29 a.m. : Jesús es crucificado

Tras haber pasado toda una noche en vela, soportado los dos juicios y haber sido escarnecido y azotado, Jesús fue obligado a cargar su propia cruz en camino al Calvario. Allí se le levantó en la cruz y se le colocaron clavos. La hora tercera de los judíos, que describe el evangelista Marcos, es el equivalente de las 9 de la mañana en nuestro horario.

Marcos 15:25–28
25  Y era la hora tercera cuando le crucificaron.
26  Y el título escrito de su acusación era: EL REY DE LOS JUDÍOS.
27  Crucificaron también con él a dos ladrones, uno a su derecha y el otro a su izquierda.
28  Así se cumplió la Escritura que dice: Y con los inicuos fue contado.
(Nuevo Testamento | Marcos 15:25–28)
Cuando Jesús fue crucificado la tierra fue envuelta en tinieblas

312 a.m. : Tinieblas cubren la faz de la tierra

Jesús ya llevaba tres horas en la cruz cuando se presentó un extraño fenómeno. La creación entera pareció gemir de dolor y la tierra entera se vio envuelta en tinieblas. Según informa el Libro de Mormón, estas tinieblas también se presenciaron en el continente americano, aunque en América se mantuvieron por tres días completos, en señal de que el Salvador había sido crucificado. En el Gólgota sólo se observaron, según el evangelista Mateo, desde “la hora sexta”, o sea, nuestro mediodía, hasta “la hora novena”, que son las tres de la tarde en nuestro horario.

Mateo 27:45
45  Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.
(Nuevo Testamento | Mateo 27:45)
Jesús murió crucificado

403 p.m. : Jesucristo muere

A las tres de la tarde la tierra dejó de oscurecerse y se presentó un grito estentoreo: el del Hijo llamando a Su Padre, sumido en la más grande soledad y dolor. El sentimiento de abandono de Jesús no puede ser comprendido ni superado. Esta era, sin duda, su hora más oscura. A esa hora, “cerca de la hora novena”, nuestras tres de la tarde, el espíritu de Jesús se separó de su cuerpo. Pedro informa después que el espíritu de Jesús se reunió con otros en el mundo de los espíritus para organizar lo que hoy conocemos como la obra vicaria.

Mateo 27:46–50
46  Y cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: ¡Elí, Elí!, ¿lama sabactani? Esto es: ¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has desamparado?
47  Y algunos de los que estaban allí, al oírle, decían: A Elías llama éste.
48  Y en seguida, corriendo uno de ellos, tomó una esponja, y la empapó de vinagre, y poniéndola en una caña, le dio de beber.
49  Pero los otros decían: Deja, veamos si viene Elías a librarle.
50  Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu.
(Nuevo Testamento | Mateo 27:46–50)

506 p.m. : Jesús es colocado en una tumba

El atardecer, según el horario judío, comienza en lo que para nosotros son las seis de la tarde. A esa hora José de Arimatea solicitó el permiso de Poncio Pilato para colocar a Jesús en su propia tumba. María Magdalena, la seguidora ferviente de Jesús, y “la otra María” (cuya identidad puedes conocer en este artículo) fueron testigos de todo el proceso de la sepultura.

Mateo 27:57–61
57  Y al atardecer, vino un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también había sido discípulo de Jesús.
58  Éste fue a Pilato y pidió el cuerpo de Jesús; entonces Pilato mandó que se le diese el cuerpo.
59  Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia
60  y lo puso en su sepulcro nuevo, que había labrado en la peña; y después de haber hecho rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, se fue.
61  Y estaban allí María Magdalena y la otra María, sentadas delante del sepulcro.
(Nuevo Testamento | Mateo 27:57–61)

Conclusión

Como habrás podido ver, después de pasar la noche en vela soportando un juicio nefasto, Jesús aún tuvo que comenzar otro juicio aproximadamente a las 8 de la mañana. De allí salió, tras ser azotado y vilipendiado, a las 9 de la mañana para ser crucificado, es decir, que el juicio civil fue sumamente rápido y la condena se ejecutó velozmente.

También lee
Nuevas de gran gozo: el nacimiento de Jesucristo

Después de tres horas de estar sobre la cruz, a las doce de la mañana o nuestro mediodía, las tinieblas cubrieron la faz de la tierra por tres horas más, hasta las tres de la tarde. A esa hora es que Jesús clamó su desesperación y soledad antes de declarar que todo estaba consumado y entregar el espíritu. Jesús vino a morir a lo que hoy consideramos las tres de la tarde.

Y su cuerpo estuvo en la cruz otras tres horas antes de que José de Arimatea pudiese solicitar de Poncio Pilato el cuerpo y Pilato quedase sorprendido por la rapidez con que Jesucristo había fallecido. Las muertes por crucifixión solían prolongarse por muchas horas, incluso días, pero Jesús había entregado el espíritu con mucha rapidez. José de Arimatea solicitó el cuerpo de Jesús con prisa porque era la víspera del día de reposo, en el cual no podría ya hacerse nada. Pilato concedió el permiso y dos de las mujeres que seguían a Jesús, María Magdalena y la “otra María“, fueron testigos de su sepultura sin saber que muy poco después serían también testigos de su gloriosa resurrección.

Compartir
Artículo anteriorGalería de imágenes de Brigham Young
Artículo siguienteConoce la réplica del arca de Noé tamaño natural
JPMarichal
JPMarichal se define a sí mismo como un investigador permanente del evangelio. Aunque se crió en una familia atea encontró a Jesucristo (o Jesucristo le encontró a él) cuando tenía 12 años de edad. Como resultado de una experiencia espiritual, se bautizó en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 1984 y desde entonces ha desarrollado diversos métodos para el aprendizaje y la enseñanza eficaz del evangelio.Puedes conocer más sobre su conversión y su historia en Acerca del autor.

Dejar respuesta