Entradas

¿Qué es y cuánto pesa una piedra de molino de asno?

0
1779

Pregunta: ¿Qué es y cuánto pesa una piedra de molino de asno?

Probablemente a tí o a uno de tus amigos o conocidos les haya surgido esta pregunta
Pregunta:

En varias ocasiones Jesús usó la piedra de molino de asno como símbolo del castigo que espera a quienes abusan de los inocentes. ¿Cómo era una piedra de molino de asno? ¿Cuánto pesaba y cómo se usaba? ¿Cómo eran sus características?

También lee
¿Cómo pudo Nefi sentirse favorecido después de tantas aflicciones?

Respuesta breve

La respuesta breve podría ser todo lo que tus amigos necesitan saber durante una conversación normal. De todos modos, a tí sí te conviene conocer el análisis para saber por qué les diste esa respuesta.
Respuesta:

La piedra de molino de asno se usaba para moler el grano en molinos especiales. La piedra era operada por un asno o, en algunas ocasiones, por seres humanos. Era sumamente pesada (desde tres cuartos de tonelada hasta tonelada y media) y existían varias clases y modelos. Fue operada no sólo por los hebreos, sino por otros pueblos contemporáneos. En los ejemplos utilizados por Jesús la piedra de molino de asno representa un castigo para el abuso del cual no hay escapatoria, pues el peso de una de estas piedras arrastraría a cualquier persona de forma rápida y totalmente inevitable.

Análisis (¿de dónde salió esta respuesta?)

El análisis o "respuesta larga" te permitirá fundamentar y documentar tu respuesta e incrementar en forma importante tu conocimiento sobre las Escrituras.

Pasaje base

Mateo 18:6
Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno y que se le hundiese en lo profundo del mar. (Nuevo Testamento | Mateo 18:6)

Qué es y para qué sirve una piedra de molino de asno

Se han encontrado molinos de piedra que datan desde el neolítico y el paleolítico. El molino giratorio, que es al que nos referimos ahora, se presume que haya sido inventado en la cuenca mediterránea alrededor del siglo II antes de Cristo. Se utilizaron con tracción animal en Roma y en gran parte del imperio romano. De hecho, si te asomas a ver las ruinas de Pompeya les vas a encontrar allí, como congelados en el tiempo.

Tal como el día de hoy, los molinos de piedra se utilizaban para moler el grano y obtener harina, de la cual era elaborado el pan, considerado como esencial en la alimentación. Los molinos estaban conformados por una combinación de piedras muy pesadas. La base era una piedra circular, llamada también “cama de piedra”, sobre la cual giraba otra gran piedra, que era la famosa “piedra de molino” o muela, como también se le llega a llamar. El grano que se iba vertiendo quedaba aplastado finamente entre las dos piedras. La “cama de piedra” era ligeramente convexa, y un canal en ella conducía la harina así producida hasta los recipientes de consumo.

El molino de piedra podía ser operado por seres humanos o por animales. En el primer caso podía usarse de esclavos, en el segundo, de mulas o asnos.

La muela o “piedra de molino” podía tomar una forma redonda, como de disco, o cónica. Si se considera el tipo discoidal, las medidas aproximadas serían las siguientes:

  • Diámetro: 53 pulgadas
  • Grosor: 8 pulgadas
  • Agujero central: un cuadrado de 13 pulgadas

Peso de una piedra de molino de asno

Aunque el evangelio de Marcos y el evangelio de Lucas, cuyos pasajes veremos más adelante, parecerían referirse a cualquier molino, la referencia del evangelio de Mateo es notable porque clarifica que se trata de un molino de asno. El peso de la piedra usada para este molino es notablemente mayor que la utilizada para ser operada por esclavos (como el tipo de molino que se implica en Lucas 7:35). Mientras que el peso de una piedra de molino operada por humanos sería aproximadamente de tres cuartos de tonelada, el peso de una piedra de molino de asno podía llegar a ser de hasta una tonelada y media. Así que si te preguntan “¿cuánto pesa una piedra de molino de asno?” ya puedes dar una respuesta.

Imágenes de como es una piedra de molino de asno

Para tener una idea sobre este pesado instrumento, aporto a continuación la siguiente imágen de cómo es una piedra de molino de asno. 

Qué es y cuánto pesa una piedra de molino de asno
Este es el modelo básico. Observa cómo en la “cama de piedra” existe una canaleta para ir recogiendo la harina. La imagen es moderna, y te puedes dar cuenta porque el molino ya está hecho de metal. Pero es sólo para que veas cómo funciona y las partes que componen el molino.

¿En qué ocasiones se mencionan las piedras de molino de asno en las escrituras?

Ahora que hemos visto cómo es una piedra de molino de asno veamos las ocasiones en que son mencionadas en las escrituras. Existen cinco menciones a piedras de molino en los libros canónicos y cada una es una instancia distinta. Es decir, no se puede decir que corresponden a la misma ocasión.

En el discurso de los términos del discipulado

Uno de los cinco discursos principales del evangelio de Mateo es el llamado “los términos del discipulado” ((Como dato curioso, el término “iglesia” sólo se menciona tres veces en los evangelios, y las tres suceden en el evangelio de Mateo, dos de ellas en este discurso (Mateo 16:18 y Mateo 18:17) )). En este discurso, Jesús platicó con sus discípulos acerca del costo que el discipulado requiere, así como sobre la organización de la Iglesia y la disciplina que debía aplicarse dentro de la misma. La pregunta que da motivo al discurso es: “¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?”. En ese momento Jesús toma a un niño pequeño, seguramente hijo de alguno de los discípulos, y le pone como ejemplo, indicando que el que quiera hacerse grande debe comenzar por procurar la humildad y sencillez de un niño. Entonces pronuncia la solemne advertencia:

Mateo 18:6
6 Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno y que se le hundiese en lo profundo del mar. (Nuevo Testamento | Mateo 18:6)

Con esto, Jesús indica que es preferible el castigo de ser sumergido con una piedra de molino al cuello para morir ahogado que el castigo que espera en el día del juicio a quien abuse de los niños pequeños. Dado, sin embargo, que el niño estaba siendo utilizado como ejemplo, estas palabras son extensivas hacia el abuso de todos los inocentes, incluyendo a nuestros nuevos conversos e investigadores, que se acercan confiando en nosotros a causa de su inocencia inicial, y que han comenzado su vida en el evangelio como niños pequeños. En general, debemos tener cuidado con todos aquellos que ponen su confianza en nosotros. La instrucción de Jesús supone la eliminación total de la malicia.

Evitando tropiezos para el desarrollo de los niños

Nuestro ejemplo también cuenta mucho. En una versión diferente de la misma lección, Jesús toma a un niño pequeño, igualmente como ejemplo, de su propia casa o de casa de alguno de los doce apóstoles. Igualmente, habla acerca de los tropiezos:

Marcos 9:42
42 Y a cualquiera que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le fuera que se le atase una piedra de molino al cuello y que fuera echado al mar. (Nuevo Testamento | Marcos 9:42)

Aunque los pasajes del evangelio de Mateo y del evangelio de Marcos son tan semejantes, existen algunas diferencias en el contexto a las cuales haría uno bien en prestar atención.

La piedra de molino como una instrucción ampliada

En el evangelio de Lucas la lección es presentada no sólo en relación a la disciplina, sino también en relación al perdón. Este pasaje de Lucas parece resumir de manera muy efectiva varias de las lecciones que se expresan en el discurso de “los términos del discipulado”. Como se verá, es también una instrucción dirigida a “los discípulos”, es decir, aplicado en el contexto, a los futuros líderes de la Iglesia.

Lucas 17:1–4
Y Jesús dijo a sus discípulos: Imposible es que no vengan tropiezos; mas, ¡ay de aquel por quien vienen!

2 Mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino y se le lanzase al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeñitos.

3 Mirad por vosotros mismos; si tu hermano peca contra ti, repréndele; y si se arrepiente, perdónale.

4 Y si siete veces al día peca contra ti, y siete veces al día vuelve a ti, diciendo: Me arrepiento, perdónale.

(Nuevo Testamento | Lucas 17:1–4)

Una piedra de molino de asno en el Apocalipsis

Además de los evangelios sinópticos, la Biblia hace una mención más de las piedras de molino en el Apocalipsis. Como en los otros pasajes, lo que se aprecia aquí es el peso de una piedra de molino de asno, pero la descripción es aún más gráfica y violenta. Se trata de una representación de la caída de Babilonia la Grande, la ciudad simbólica de todo el pecado y corrupción mundial que será abatida al inicio del Milenio. Como parte de la representación de esta caída, en el Apocalipsis sucede lo siguiente:

Apocalipsis 18:21
21 Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la echó al mar, diciendo: Con igual ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca jamás será hallada. (Nuevo Testamento | Apocalipsis 18:21)

El peso de una piedra de molino de asno seguramente le lleva hasta el fondo del mar, donde no puede ser nuevamente encontrada.

Aplicado a los enemigos del evangelio de Jesucristo

En nuestra dispensación el Señor utilizó una vez más el significado de una piedra de molino de asno para expresar el castigo para aquellos que se dedican a criticar a la Iglesia y a sus líderes y se oponen al evangelio de Jesucristo. El siguiente pasaje es el menos cómodo de leer de todos los que estoy citando en este biblicomentario. No obstante, lo citaré completo, a fin de facilitar su correcta interpretación. Si nos encontramos leyendo este tipo de críticas, haremos bien en adoptar este pasaje como contrapeso y tomar distancia de ellas, a fin de no encontrarnos involucrados, ni siquiera espiritualmente, con semejante transgresión:

Doctrina y Convenios 121:16–25
16 Malditos sean todos los que alcen el calcañar contra mis ungidos, dice el Señor, clamando que han pecado cuando no pecaron delante de mí, antes hicieron lo que era propio a mis ojos y lo que yo les mandé, dice el Señor.

17 Mas los que claman transgresión lo hacen porque son siervos del pecado, y ellos mismos son hijos de la desobediencia.

18 Y los que juran falsamente contra mis siervos para causarles la servidumbre y la muerte,

19 ¡ay de ellos!; por haber ofendido a mis pequeñitos serán vedados de las ordenanzas de mi casa.

20 Su cesta no se llenará, sus casas y graneros desaparecerán, y ellos mismos serán odiados de quienes los lisonjeaban.

21 No tendrán derecho al sacerdocio, ni su posteridad después de ellos de generación en generación.

22 Mejor les hubiera sido que se les hubiera colgado una piedra de molino al cuello, y se hubieran ahogado en lo profundo del mar.

23 ¡Ay de todos aquellos que molestan a los de mi pueblo, y los acosan, y asesinan, y testifican contra ellos, dice el Señor de las Huestes! La generación de víboras no se escapará de la condenación del infierno.

24 He aquí, mis ojos ven y conocen todas sus obras, y tengo reservado en su sazón un juicio repentino para todos ellos;

25 porque para cada hombre hay una hora señalada, de acuerdo con sus obras.

(|Doctrina y Convenios 121:16–25)

Cuando nos preguntamos por qué la Iglesia no responde apresuradamente a todas las críticas que se hacen, o se puedan hacer, contra ella… bueno, aquí hay una razón. El Señor dispondrá, en su propia sazón, el juicio correspondiente.

Cabe decir que los verdaderos discípulos, a quienes el Señor ha designado como “los puros de corazón”, no se recrean ni entretienen en el seguimiento de sus panfletos y materiales, sino que siguen, con humilde prudencia, el acertado consejo del apóstol Pablo de Tarso a ese respecto:

Romanos 16:17
Y os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan disensiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido; y apartaos de ellos. (Nuevo Testamento | Romanos 16:17)

Es preferible no tocar el don malo ni la cosa impura que contaminar con ello el corazón (ver Moroni 10:29-31).

Conclusión

En la conclusión me atrevo a agregar mis propios comentarios y resaltar algunos aspectos que me parece importante compartirte.

El símbolo de la piedra de molino de asno aparece citado tres veces en los evangelios sinópticos, como variante de una misma lección aplicada en lo que puede ser una misma ocasión o diferentes. También es citada por la Biblia en el Apocalipsis de San Juan para ser aplicada a la caída de Babilonia y, finalmente, es empleada en nuestra dispensación para aplicarse también a los enemigos y críticos de la Iglesia y del evangelio de Cristo, lo cual es, sin duda, parte de la moderna Babilonia (nótese que Babilonia es, en el simbolismo de las escrituras, la ciudad contraparte de Sión).

En las tres ocasiones la piedra es echada al mar, haciendo referencia al notable peso de una piedra de molino de asno para indicar que es preferible pasar por la disciplina en el periodo de nuestra vida actual que aguardar el terrible castigo que aguarda en el juicio a quienes perturben el desarrollo del inocente, combatan a la Iglesia o formen parte de la corrupción y vileza del mundo, simbolizada en las escrituras por la ciudad de Babilonia.

En contraste, aquellos que sean contados entre los puros de corazón integrarán Sión, la ciudad santa. A ellos se extiende la siguiente promesa y solemne advertencia:

Doctrina y Convenios 133:3–5
3 Porque [Dios] desnudará su santo brazo ante los ojos de todas las naciones, y todos los extremos de la tierra verán la salvación de su Dios.

4 Por tanto, preparaos, preparaos, oh mi pueblo; santificaos, juntaos vosotros, oh pueblo de mi iglesia, sobre la tierra de Sión, todos vosotros a quienes no se ha mandado permanecer.

5 Salid de Babilonia. Sed limpios los que lleváis los vasos del Señor.

(|Doctrina y Convenios 133:3–5)

Dejar respuesta