Los nombres de los doce apóstoles de Jesús y su orden

Introducción

Así como anteriormente publicamos los nombres de las doce tribus de Israel, hoy te proporciono cuales son los nombres de los doce apóstoles originales llamados por Jesucristo para el establecimiento de su Iglesia y del Reino de Dios en la tierra. Veremos algunos problemas que se presentan para recordar bien estos nombres y algunos trucos para resolverlos fácilmente. Al mismo tiempo, te haré un comentario sobre un tema sumamente interesante, y que es el orden por el cual aparecen en los diferentes listados que nos proporciona el Nuevo Testamento. De ello extraeremos algunas importantes conclusiones que nos ayudarán posteriormente para comprender el papel que los doce apóstoles tuvieron durante el crecimiento de la Iglesia de Jesucristo.

Los nombres de los Doce Apóstoles de Jesús originales

Los nombres de los doce apóstoles de Jesús se encuentran listados en cuatro pasajes del Nuevo Testamento. Tres de estos listados corresponden a los evangelios sinópticos (Juan no proporciona un listado de nombres de los apóstoles), en donde se relata su llamamiento y primera misión. El cuarto listado se halla en el libro de Hechos, donde Lucas describe que, debido a la muerte de Judas Iscariote, se generó una vacante en el Quórum de los Doce, y cómo fue llenada esa vacante.

Lista de los nombres de los doce apóstoles que acompañaron a Jesús

Sin más preliminares, los nombres de los doce apóstoles de Jesucristo son los siguientes:

Grupo 1
Grupo 2
Grupo 3
  • Pedro
  • Jacobo
  • Juan
  • Andrés
  • Jacobo
  • Judas
  • Simón
  • Judas

Habrás observado que me tomé la libertad de dividirlos en grupos. Hablaremos de esto más adelante.

Problemas que presenta la memorización de los nombres

De pura entrada podrás observar que hay varios nombres iguales. Por eso, se precisa alguna manera de distinguirlos. Pero la situación, además, se complicará un poco cuando te diga que algunos de ellos tenían sobrenombres. Y es que para los judíos de la época de Jesús era cosa común usar varios nombres: uno para los propios judíos, otro para los romanos, otro para denotar de dónde se venía, etc. Lo cual nuestros historiadores aprecian muchísimo, porque si no hubiera problemas tan complicados que resolver, ¿de qué vivirían?

También lee
Un salmo para la conferencia general

Así que, antes de mostrarte cómo se resuelve lo de los nombres iguales déjame darte una lista de equivalencias entre los nombres comunes y los sobrenombres:

Sobrenombres de los doce apóstoles originales

  • El que conocemos como Pedro en realidad se llamaba Simón. Fue Jesús quien le puso el sobrenombre de Pedro (que significa “piedra”) y en arameo esta misma palabra es Cefas. Le encontramos en el Nuevo Testamento por todos esos nombres.
  • Jacobo es al que normalmente los mormones llamamos Santiago. Es que Santiago y Jacobo son el mismo nombre. ¡De hecho te sorprenderá saber que Santiago, Jacobo, Diego y Jaime son derivaciones del mismo nombre! Afortunadamente, el Nuevo Testamento sólo nos presenta los nombres de Santiago y Jacobo, pero es bueno saber que estos nombres son intercambiables.
  • Bartolomé es el mismo que Natanael, sí, el discípulo en quien Jesús dijo que no había engaño.
  • Mateo también se le conocía como Leví
  • A Tomás también le llamaban Dídimo.
Resumiendo
  • Pedro = Simón Pedro = Simón = Cefas
  • Jacobo = Santiago
  • Bartolomé = Natanael
  • Mateo = Leví
  • Tomás = Dídimo

Distinción entre los nombres homónimos

Notamos que hay tres pares de nombres iguales entre los nombres de los Doce Apóstoles.  Los distinguiremos de la manera siguiente:

  • Para distinguir a los dos Simones llamamos al primero Simón Pedro o simplemente Pedro, y al segundo Simón el zelote o Simón el cananita (los zelotes eran una facción política a la que quizás este apóstol había pertenecido anteriormente).
  • Para distinguir a los dos Jacobos (o Santiagos), llamamos a uno Jacobo el mayor y al otro Jacobo, hijo de Alfeo.
  • Para distinguir a los dos Judas llamamos al primero Judas Tadeo y al segundo Judas Iscariote.

Y tan, tan, quedó resuelto. Ya podemos divertirnos con los nombres y con sólo repasarlos un par de veces más nos será fácil recordarlos porque con estas aclaraciones tendrán más significado para nosotros. Pero aún más importante, nos será más fácil identificarlos durante nuestra lectura del Nuevo Testamento ahora que sabemos que podemos encontrarlos con varios nombres, y podremos distinguirlos con facilidad aún cuando algunos de ellos tienen nombres semejantes.

Un problema por resolver

Pero no creas que toda la batalla está ganada. Aún dedicaremos algún próximo artículo esclarecer el asunto de los varios Santiagos (Jacobos, pues) que pueblan el Nuevo Testamento. Ahhh, lo dicho, ¡si no existieran esas situaciones un historiador no tendría suficientes desafíos! Pero no te preocupes, que te iremos dando en su ocasión algunas pistas. En especial, te va a ser importante distinguir a tres Santiagos importantes: el mayor, el menor y el hermano de Jesús. Y los tres fueron apóstoles. Tip: en la lista que estamos estudiando el día de hoy no aparece todavía el hermano de Jesús.

También lee
Pedro y Juan siguen predicando el evangelio

El ordenamiento de los nombres de los Doce Apóstoles originales

Ahora bien, como te decía, los nombres de los primeros doce apóstoles de Cristo aparecen en cuatro listas: tres de ellas en los evangelios sinópticos y la cuarta en el libro de Hechos. Lo que desconcierta al lector que se pone por primera vez a comparar esos listados es que a primera vista ¡no se parecen! Tienen los mismos nombres pero, dice uno, ¡en completo desorden!

Pues bien, un segundo vistazo te permitirá comprobar que el desorden es solamente aparente. Mira otra vez y verás que tienen los siguientes elementos en común:

  • Todas las listas comienzan con Pedro y terminan con Judas Iscariote (excepto la de Hechos, porque para entonces Judas Iscariote se había muerto), y
  • Todas las listas repiten los mismos nombres si las dividimos en tres grupos de cuatro nombres, con lo cual descubrimos otro hecho interesante
  • Cada grupo de cuatro nombres es siempre encabezado por el mismo nombre

Para que puedas comprobar más cómodamente estos hechos tan curiosos, te colocaré a continuación una tabla, en donde podrás hacer estas comparaciones de un sólo vistazo. Nota: En una pantalla pequeña, es aconsejable colocar tu dispositivo en posición horizontal para visualizar este gráfico. También puedes hacer click en la imagen para ampliarla.

Nombres de los doce apostoles de Jesus en cuatro grupos

Conclusiones

¿Qué podemos sacar en claro de esta última comparación?

1
Primero, la relevancia de Pedro, ya que no sólo encabeza todas las listas “completas” de nombres de los primeros doce apóstoles de Cristo, sino que también es llamado primero en las listas “parciales” en donde sólo se menciona a los más importantes. Estos apóstoles más importantes son aquellos que fueron privilegiados por Jesús con experiencias espirituales sumamente especiales, y siempre fueron tres: Pedro, Santiago y Juan. Y sí, seguro ya te fijaste que, apenas agregando a Andrés, se trata nada menos que de los nombres del primer grupo de cuatro.

2
Así que, segundo, nos damos cuenta de la relevancia que, desde el principio tuvo lo que hoy llamamos la Primera Presidencia de la Iglesia. Pablo de Tarso dijo que estos tres apóstoles (Pedro, Santiago y Juan) llegaron a ser “las columnas de la Iglesia” (ver Gálatas 2:9), es decir, los líderes principales de la misma. Aún antes de llamarles al apostolado, Jesús ya les había privilegiado por separado durante la experiencia con la hija de Jairo. De donde aprendemos sobre la anticipación con que Jesucristo dispuso todas estas cosas tan importantes para la organización de la Iglesia.
3
Tercero, nos damos cuenta que había una organización interna entre el Quórum de los Doce. Aunque con estos elementos no podamos concluir un orden definitivo, sí podemos ver que había indicios de un órden. Actualmente, este orden asegura no sólo que haya un presidente de los Doce (por orden de antigüedad dentro del Quórum), sino también la sucesión ordenada del Presidente de la Iglesia.
4
Cuarto y último, el último listado lo da Lucas a razón de la muerte de Judas Iscariote y detalla que, tras la ascensión de Jesucristo, el primer asunto importante para el que se reunió el liderazgo de la Iglesia fue para llenar la vacante generada en el Quórum o Consejo de los Doce. El Nuevo Testamento les llama consistentemente “los doce” y doce debían ser, en representación de las doce tribus de Israel. Por lo tanto, el libro de Hechos abre precisamente con este asunto y muestra cómo fue llenada esta vacante. Lo que aprendemos es que debemos considerar que en la Iglesia organizada por Jesucristo siempre hubo doce apóstoles, y no menos ni más que doce apóstoles, a la cabecera de la Iglesia. Esto significa que, cuando leemos que Bernabé y Pablo de Tarso fueron llamados apóstoles, otros dos habían muerto anteriormente. Sabemos que uno de los que murió fue precisamente Santiago el mayor, miembro de la Primera Presidencia, quien fue muerto por Herodes.
También lee
Lo que sabemos de las esposas e hijos de el rey David

Ba-bay! Sayonara! Adieu!

Bueno, te dejo ahora para que medites en la información y en estas cuatro conclusiones. Como siempre, me agradará mucho que me dejes un poco de retroalimentación y te animes a poner tus comentarios al final de este artículo.