LUMBERTON, Texas – Irma se ha ido tras Florida, pero las secuelas dejadas por Harvey todavía están en riesgo de matar tejanos.

El mortal moho negro amenaza vidas y destruirá miles de casas devastadas por Harvey dentro de días si no se limpian rápidamente. En sábado y domingo, más de 10,000 voluntarios de las Manos Mormonas que Ayudan limpian las casas de todos los que lo soliciten. 

“Nuestra oportunidad para salvar las casas de la gente es en los primeros 30 días”, dijo el Élder J. Devn Cornish, un Setenta Autoridad General de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. “Después de un mes,  renovar una casa ya no es opción, la casa está perdida. “

Los voluntarios viajaron desde San Antonio y Austin en el oeste, Dallas en el norte y Baton Rouge y Jackson, Mississippi, en el este y pasaron el sábado y el domingo limpiando hogares en la mayor área de Houston y al este a la Frontera de Luisiana

Trabajaron todo el día el sábado, luego durmieron en tiendas de campaña en los campos de la Pequeña Liga, en las escuelas y fuera de las sedes SUD. El domingo por la mañana, participaron en servicios de adoración abreviados a las 8 de la mañana y regresaron directamente al trabajo.

Unos 10, 000 voluntarios trabajaron el sábado y 11,000 el domingo.

“Nuestro objetivo es tener 10,000 personas por fin de semana durante el primer mes”, dijo Elder Cornish. “Tenemos que ayudar a la gente a salvar sus casas”.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se halla entre decenas de grupos que coordinan ayuda a través de las Organizaciones Voluntarias Activas en el Desastre, incluyendo a los Hombres Bautistas de Texas, al Comité Metodista Unido de Socorro, a las Caridades Católicas y a Habitat for Humanity.

Los grupos de Manos que Ayudan se desplegaron en toda la región, divididos en grupos de 10 personas. Cada grupo generalmente puede limpiar tres casas en dos días, dijo Monica Jarrell, quien preparó las tareas del grupo en Vidor, Texas.

Naomi Brown se enteró de Manos que Ayudan en Facebook. Llamó y pidió ayuda, y dos grupos convergieron el sábado en su casa. Un grupo  estaba formado  por  algunos que habían perdido  sus propias casas en agosto de 2016. El otro grupo era local.

La casa de los Browns estuvo sumergida en el agua. Como un snorkel, sólo la punta del techo permanecía sobre la superficie. Noemí, su esposo Jeremy y sus dos hijos perdieron todas sus pertenencias.

“Es muy importante que se limpie y se sanitize de inmediato”, dijo Jeremy Brown, “porque en algunas semanas todo se perderá si esperamos”.

Brown dio el número de Manos Mormonas que Ayudan a su vecino de al lado, Chester Britton. Solicitó ayuda y su casa fue agregada a la base de datos, un patrón repetido en toda la región.

“No somos sólo los guardianes de nuestros hermanos en la Iglesia, somos guardas de nuestro hermano donde sea”, dijo el élder Daniel W. Jones, un converso mormón que ahora sirve como Setenta de Área para la Iglesia.

El otro vecino de los Browns, que recibió mucho menos agua que los Browns y los Britton, pidió presupuesto a un limpiador profesional. Llegó a $ 16,000 USD. 

Brown dijo que el trabajo que después realizaron los voluntarios de Manos Mormonas que Ayudan le habría tomado meses hacerlo solo.

Nadie tiene meses. Las paredes húmedas se convierten en placas gigantes petrificadas. El jueves, las noticias dijeron que un hombre se había infestado de bacterias carnívoras.

Las paredes húmedas son abundantes. Alrededor de 60.000 hogares en el sureste de Texas se inundaron después de que la región recibió 52 pulgadas de lluvia durante el huracán Harvey. El área afectada se extiende 160 millas desde el extremo oeste de Houston a la frontera de Luisiana y cerca de 200 millas desde el extremo norte hasta la costa del Golfo.

“El verdadero problema aquí es el moho negro”, dijo Stirling Pack, coordinador regional de desastres de la Iglesia SUD en Houston. “Si uno lo inhala en sus pulmones, podría ser fatal.

Port Arthur, justo en la costa, es uno de los lugares devastados por las inundaciones. “No tenemos más esperanza”, dijo una mujer a Pack.”Tenemos que ayudar a la gente”, dijo.

Los grupos de Manos Morrmonas que Ayudan  se coordinan alrededor de  proyectos de trabajo ingresados ​​en una base de datos.

El domingo por la mañana, el Obispo Jordan Marcks, del barrio Village Creek en Lumberton, Texas, realizó una reunión de planificación para su congregación, la cual proveyó tres grupos.

Los animó a trabajar duro pero a descansar cuando lo necesitaban.

“Es un maratón”, les dijo. “No es algo que se hará esta semana. Sé que queremos limpiar  hogares, pero no podemos limpiar hogares a expensas de su salud, sus espaldas y sus cuerpos. “

Desde que Harvey partió, Houston ha estado seco. Ni una gota de lluvia ha caído. Esa es una buena noticia porque Naomi Brown y otros dicen que sus estómagos se revuelven al pensar en otra gota de lluvia.

Los trabajadores de limpieza dicen que están disfrutando lo que para Houston es un frente frío – las temperaturas en alrededor de 80, con humedad en cerca de 85 por ciento. Cielos azules dominaron  el sábado y el domingo. 

“Dios nos ha estado bendiciendo porque no ha sido haciendo demasiado calor  mientras estamos en pantalones vaqueros y botas de lluvia y máscaras y guantes durante todo el día”, dijo la Hermana McKenna Fairbanks de Alpine, Utah, que está sirviendo en la Iglesia Misionera LDS Texas Houston East Mission .

Ella y su compañera de misión, la hermana Hannah White, pasaron cinco días en su apartamento, soportando el huracán y las inundaciones subsecuentes. Ellas  estudiaron las escrituras, hornearon pan y aprendieron a hacer crochet de una mujer en su complejo. Tan pronto pudieron, salieron a ayudar. 

“Hoy es mi cumpleaños”, escribió en su diario. Hoy hemos secado la casa de Boyle. Trabajamos durante nueve horas. Llegamos a casa. Fue un buen cumpleaños. Es un cumpleaños que nunca olvidaré”.

En total, 53 estacas SUD (una estaca es un grupo geográfico de congregaciones, como una diócesis) de movilizaron durante el fin de semana. 

Fuente: http://www.deseretnews.com/article/865688556/While-Irma-raged-11000-Mormon-volunteers-worked-to-save-Texas-homes.html

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here