Las bendiciones que el Señor particularizó en esta ocasión se distinguen con el nombre de Bienaventuranzas en la literatura de una época posterior.