Dos jovenes son arrestados por pintar graffiti en capilla mormona

    4
    247
    Portada » Noticias » Dos jovenes son arrestados por pintar graffiti en capilla mormona
    Fecha de publicación: 09/06/15
    Noticia sobre:
    También debes leer
    Prepárate con el plan de estudios de la Iglesia de Jesucristo SUD para 2017
    Farr West, Utah (AP), 6 de junio de 2015. Dos hermanos adolescentes fueron puestos en custodia por un caso de graffiti que involucra una capilla mormona en el condado de Weber.
    El sheriff Lane Findlay dijo que un reporte ciudadano condujo a encontrar a una chica de 15 años y a su hermano de 13, después de que docenas de mensajes de graffiti fueron descubiertos por los miembros de la Iglesia en Farr West, cuando ellos llegaban para tener sus servicios religiosos el domingo por la mañana. Comentó al periódico Standard Examiner, de Ogden, que el graffiti había sido tan extenso que tuvieron que ser detenidos en el Centro de Detención de Valle Weber para que su caso fuese revisado como felonía criminal.
    Findlay también agregó que mucho del graffiti era vulgar, con insultos hacia La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Incluso incluía imágenes satánicas.
    El daño se estimó en $3,000 dólares, y se encontró graffiti similar en un puente cercano.

    El graffiti, ¿arte o delito?

    En mi opinión, el graffiti puede ser calificado como arte y como una forma de expresión muy válida entre los jóvenes. La ley debería regular esta forma de expresión como cualquier otra forma artística y proveer de espacios propios a los jóvenes para esta manifestación. He visto muchos graffitis que valen realmente la pena, que embellecen los lugares donde se colocan y que promueven importantes mensajes.

    Arte y pseudoarte

    Sin embargo, cuando la motivación del arte es vulgar, cuando pierde su objetivo primordial de sublimar los sentidos, no es arte, sino pseudoarte. La línea de diferenciación es sutil, quizás, pero está centrada en las motivaciones. Y es importante para todos distinguirla, a fin de no distraer y aturdir nuestra sensibilidad artística. En ese sentido, no toda la música es arte (oh, sorpresa, ¿verdad?), ni toda pintura, ni toda escultura, etc. Mucho de lo que popularmente llamamos arte es en realidad pseudoarte, una imitación vulgar de la verdadera expresión y manifestación artística. Y esto es especialmente cierto cuando hay dinero de por medio. Lamentablemente, he visto mejores cantantes, por ejemplo, en camiones y foros improvisados, que en la televisión y en el cine. No he podido olvidar las canciones compuestas y cantadas por un campesino ciego, que escuché durante un corto viaje en autobús. A pesar de que era un autobús de tercera, en un viaje con muchos inconvenientes, me sentí realmente privilegiado en ese momento y feliz de escucharle cantar, con un matiz tan sensible en su voz, los sentimientos de su propio corazón. Para mí eso es arte, y no siempre lo son los éxitos comerciales, a los que se llama “arte” solamente porque se venden bien.

    De la libertad de expresión a la inexpresión

    Por cierto, tendré que aprender el alfabeto graffiti, si es que lo hay, si es que no hay varios. Porque algunos graffitis me parece que son inentendibles. Tomé las siguientes fotos de camino a casa esta mañana. Si alguien sabe qué significan, dígame.

    custom_gallery
    no se encontraron imagenes

    Hay tres partes esenciales para la comunicación que todo mundo conoce. El emisor, el receptor y el mensaje. El mensaje, por su parte, tiene siempre un código que debe ser conocido tanto por el emisor como por el receptor para que haya comunicación. Si el código es conocido sólo por el emisor no hay comunicación. No es cuestión de autoridad o de edad, no sólo lo entienden los jóvenes o los ancianos. Si se habla de libertad de expresión, si lo que se quiere es expresar públicamente, hay que hacer público el código. Si no, la figura no tiene más valor que los garabatos que hacen los niños en las orillas de las libretas. Y entonces el graffiti hecho así no es ningún índice de progreso, sino una regresión a la infancia.

    También debes leer
    La tragedia que definió la vida familiar del élder Richard G. Scott
    También debes leer
    Actualiza la Iglesia las ayudas de estudio de los libros canónicos

    Libertad de expresión y libertad de culto

    Pero lo que hicieron estos jovencitos está fuera de toda esta discusión. Su manifestación no es artística, sino claramente pseudoartística, y tiene más que ver con los temas de libertad y tolerancia religiosa. Tenemos que estar claros que sin tolerancia realmente no existe libertad. Al ser intolerantes hacia otras religiones realmente estamos asesinando la libertad por la que luchamos. La libertad sólo puede ser construida sobre las bases del mutuo respeto y la conversación pacífica, sobre las cuales es fácil llegar a acuerdos que beneficien a todos.

    Por sus frutos les conoceréis

    Lo ocurrido con estos jovencitos es una tragedia. No faltará quién esté pensando en aplaudirles, pero no veo cómo alguien pueda alegrarse en que dos jovenes de 13 y 15 años hagan un daño tan grande y sean convictos por un delito. Es más, la extremada juventud de estos chicos me hace pensar no sólo en ellos, sino en su entorno y en sus padres. ¿De dónde tomaron estos jóvenes los mensajes que terminaron poniendo sobre los muros de un lugar religioso? La campaña anti-mormona, lejos de ser una campaña de información funge el papel de una campaña de des-información. Lejos de aproximar a las personas a la tolerancia y la comprensión funge el papel de generar antagonismos. Lejos de ser una campaña de paz se convierte entonces en una campaña de odio. Y nuestros jovencitos, convertidos en carne de cañón de intereses privados (sí, porque tras esa campaña hay intereses) pagan este precio tan elevado que a todos nos debe parecer lamentable. El Señor dijo que se distinguiría la naturaleza del árbol por los frutos. Él dijo, “por sus frutos les conoceréis”. Estos son los frutos de ese árbol.

    La tolerancia y la verdadera libertad

    El élder M. Russell Ballard señaló en la introducción de su libro “Nuestra búsqueda de la felicidad” que el fundamento de la intolerancia es la incomprensión. Somos intolerantes hacia aquello que no comprendemos y dejamos de serlo cuando lo comprendemos. La comprensión, a su vez, está basada en el conocimiento. Es por eso que invitamos a las personas de todos los credos religiosos a conocer los puntos de vista de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, tal como y ellos mismos los expresan, a fin de comprender sus verdaderas creencias en un ambiente espiritual libre del prejuicio y de la distorsión.

    La verdad nos hace libres

    A los dos jóvenes discípulos que se le acercaron por primera vez para conocer sus creencias, Jesús les dijo “venid y ved”. Hoy en día se hace la misma invitación. Venzamos el prejuicio y la distorsión del “teléfono descompuesto”. Vengamos y veamos por nosotros mismos. Siguiendo el consejo salomónico, examinémoslo todo, retengamos lo bueno. Al hacerlo, conoceremos la verdad. Y la verdad nos hará libres. Este es el fundamento mismo de la paz y de la libertad.

    Temas: Graffiti, Vandalismo
    También debes leer
    Apóstol SUD publica un nuevo video sobre la depresión

    4 COMENTARIOS

    1. MUY EDUCATIVO NO SOLO PARA LA JUVENTUD SINO PARA NOSOTROS LOS ADULTOS PORQUE AUNQUE NO LO HACEMOS FISICAMENTE LO HACEMOS CON EL PENSAMIENTO HACEMOS GRAFFITI EN PERSONAS O OTRAS INSTITUCIONES RELIGIOSAS GRACIAS HNO POR COMPARTIR SUS DONES QUE EL PADRE LE BENDIGA SALUDOS

    2. En Chile tenemos una ciudad llamada Valparaiso, conocida y reconocida por ser patrimonio cultural del mundo, y todo por sus paredes pintadas… esos grafitis son lo que tu descubres como arte porque son hechos para embellecer y trasmitir sentimientos de respeto, y todos ellos cuentan con el permiso de los propietarios de las viviendas….

    DEJA UNA RESPUESTA

    Please enter your comment!
    Please enter your name here