Cómo se resuelve la extraña incógnita del “monstruo con alas” de Utah [reporte ilustrado]

1
95

La incógnita del “monstruo con alas” de Utah

En 1928 un aficionado del arte rupestre encontró en un cañón del estado de Utah una pintura que semejaba, por su contorno, un dragón, o más bien, un pterodáctilo, esa especie de enorme reptil volador que has visto en las películas de Parque Jurásico. El que un ser humano lo hubiera dibujado dio origen a la teoría de que entonces los dinosaurios, al menos estos “pajaritos”, los pterodáctilos, habían convivido en alguna época con los seres humanos. Esto entusiasmó principalmente a algunos creacionistas, pues pensaron que apoyaría la noción de que los dinosaurios y los humanos coexistieron antes del Diluvio.

El monstruo con alas de Utah en figura de pterodáctilo prehistórico
El monstruo con alas de Utah

No todos los creacionistas piensan igual, y esto quizás no prueba nada, pero de todos modos despertó entusiasmo, y tanto, que a mediados del siglo XX varios investigadores marcaron con tiza la pintura rupestre para resaltar la silueta del “pterodáctilo”, un gesto que después sería calificado por otros menos entusiastas como “una forma de vandalismo”. Pero, vaya pues, ahí se quedó la figura rupestre hecha por el hombre de la antigüedad en unión con la marcota de tiza hecha por el hombre modernou.

Cómo ha sido despejada la incógnita

A mediados de los 90 algunos científicos se pusieron rigurosos con las técnicas de investigación e hicieron un análisis basado en el uso de dos técnicas modernas. Uno de ellos fue un programa de aumento de imágen llamado DStretch, el otro, una técnica que llaman fluorescencia de rayos X, que detecta el contenido de hierro del pigmento ocre que usaba nuestro buen artista antiguo a manera de pintura.

Y lo que encontraron fue… cinco pinturas en lugar de una: dos con aspecto humano y otras tres con aspecto de animales. Ni hablar, los entusiastas tendrán que esperar otra oportunidad, ya que, como dice Marvin Rowe, profesor emérito de la Universidad de Texas A&M y participante de la investigación, “esto es el último clavo en el ataúd de la idea del pterosaurio”.

El monstruo con alas de Utah, descifrado
El monstruo con alas de Utah, descifrado

Comentarios adicionales

Para mí es definitivo que, si bien por un lado la ciencia y la fe no están peleadas porque no son opuestas sino que son complementarias (simplemente ven lados distintos de las cosas), es un error colocarlas en dependencia en nuestra mente. En ocasiones nos esforzamos, demasiado quizá, en procurar un sustento “científico” para nuestras creencias religiosas, y dejamos que nuestra pasión coloque la fe en dependencia de la ciencia. Esto no debe ser así porque la ciencia y la religión tienen naturalezas distintas. La ciencia y la religión corren en paralelo, no en dependencia. La ciencia es por naturaleza evolutiva. Nuevos conocimientos se acumulan sobre los anteriores, pero a veces los desbancan y los remplazan, y eso está bien, porque es la naturaleza de la ciencia. Es como debe de ser. La fe en cambio se basa en principios que son universales e inmutables y que por eso se llaman principios. A diferencia de los conocimientos que nos aporta la ciencia, el conocimiento que se desprende de los principios no es inestable. Eso nos brinda seguridad total en medio de un mundo cambiante.

Dentro del corazón de la religión se entrañan conocimientos que sólo en fechas recientes han sido descubiertos o comprobados por la ciencia. En realidad, es el hombre el que tiene que descubrir a Dios, y no en el sentido inverso, y el hombre puede acercarse a Dios por el camino largo, que es la ciencia. Pero es un error enorme que el conocimiento que proviene de Dios se coloque en dependencia de la ciencia, porque es un terreno inestable. Nos falta mucho que descubrir, y los nuevos descubrimientos remplazarán nuestras viejas teorías, en tanto que otros nos servirán, claro está, como confirmación irrefutable al grado en que el ser humano vaya descubriendo a Dios. Obviamente, las escrituras, que provienen de Dios, nos brindan los atajos y el camino corto, el cual puede ser abreviado aún más por medio de la revelación.

[pasaje]28 ¡Oh ese sutil plan del maligno! ¡Oh las vanidades, y las flaquezas, y las necedades de los hombres! Cuando son instruidos se creen sabios, y no escuchan el consejo de Dios, porque lo menosprecian, suponiendo que saben por sí mismos; por tanto, su sabiduría es locura, y de nada les sirve; y perecerán.
29 Pero bueno es ser instruido, si hacen caso de los consejos de Dios.
(Libro de Mormón | 2 Nefi 9:28–29)[/pasaje]

1 Comentario

  1. Como iva el hombre a compartir con Dinosaurios si Adam fue el primer hombre y no se mencionan dinosaurios en la biblia, aparte no entiendo si habían dinosaurios fueron puestos en la tierra antes que Adam y luego de millones de años se extinguieron y se hizo a Adam? Cómo estaria todo eso mas claro?

Dejar respuesta