Conoce a la enfermera que paga a las mujeres por no abortar

0
93

Laura Merriott tiene una organización no lucrativa, Save Unborn Life, para reunir fondos para su causa, y ha dado $3,000 USD a 77 mujeres que estaban considerando el aborto a cambio de dar a luz a sus bebés. Sí, les paga por no abortar. De extracción católica, Laura concibió la idea de este ministerio cuando supo que casi tres cuartos de las mujeres que tienen abortos mencionan la estrechez económica como una razón.

Cómo surgió el proyecto de apoyar a mujeres para no abortar

Laura sirvió casi 20 años como enfermera en las Fuerzas Armadas. Cuando llegó el momento de retirarse su idea era simplemente descansar con su esposo, con el que lleva 32 años casada, y viajar a visitar a sus hijos, dispersos por el país. Pero mientras se sentaba bajo los árboles de Pennsylvania, Merriott ahora piensa en los bebés y en cómo poder extender un cheque para salvarlos, para ayudar a las mujeres de recursos limitados a escoger no abortar.

“Pensé que si el dinero es la cuestión que hace la diferencia”, explica Laura, ” ¿por qué es que la gente que está a favor de la vida no se levanta y dice ‘te ayudaremos’? Eso haría la diferencia” Con su organización, ahora reúne fondos y los canaliza para ayudar a no abortar a un gran grupo de mujeres: “Hacemos una oferta, y esperamos que ellas escojan la vida sin remordimientos”.

Un elogio al trabajo de Laura Merriott

El trabajo de Merriott’s ha sido elogiado por organizaciones como la asociación Americans United for Life, un grupo de defensa de la vida ubicado en Washington, D.C. “Admiramos todos los esfuerzos para apoyar a las mujeres que escogen dar la vida a sus bebés”, dice en parte el elogio.

También lee
Conoce la réplica del arca de Noé tamaño natural
FuenteDeseret News
Compartir
Artículo anteriorLectura de 1 Nefi 12, en el Libro de Mormón
Artículo siguienteLectura de 1 Nefi 13, en el Libro de Mormón, primera parte
JPMarichal
JPMarichal se define a sí mismo como un investigador permanente del evangelio. Aunque se crió en una familia atea encontró a Jesucristo (o Jesucristo le encontró a él) cuando tenía 12 años de edad. Como resultado de una experiencia espiritual, se bautizó en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en 1984 y desde entonces ha desarrollado diversos métodos para el aprendizaje y la enseñanza eficaz del evangelio.Puedes conocer más sobre su conversión y su historia en Acerca del autor.

Dejar respuesta