Con la autoridad otorgada por Jesucristo, Pedro y Juan sanan a un cojo de nacimiento. Hechos 3:1-8