Jesús instruyó a los líderes de su Iglesia en el famoso sermón titulado “los términos del discípulado”, que es uno de los cinco discursos principales del evangelio de Mateo. Mientras se desarrollaba la reunión, Pedro, siendo el apóstol más importante y representando a menudo a los doce, se acercó al Señor para preguntarle, “¿cuántas veces perdonaré a mi hermano  que peque contra mí?”, y agregó, “¿hasta siete?” (Mateo 18:21). Este vídeo ilustra la famosa respuesta de Jesús a esta pregunta: Debemos perdonar setenta veces siete las ofensas de otros. 

¿Qué significa perdonar hasta setenta veces siete?

En la cultura hebrea, el siete era el número de la integridad y la perfección. Por eso, perdonar siete veces ya parecería perdonar de manera perfecta, pero Jesucristo llevó la sugerencia de Pedro muchísimo más lejos al declarar que no sólo hasta siete, sino hasta setenta veces siete se debía perdonar. Esto no sólo es un número, sino un simbolismo de lo que es mucho más que perfecto, de acuerdo con los estándares del hombre, y lleva el perdón hasta los linderos de lo divino. El hombre debe aspirar a perdonar aún como Dios lo hace.