Richard G. Scott fue un apóstol SUD fallecido en 2015.
Richard G. Scott fue un apóstol SUD fallecido en 2015.

21 Principles, 21 principios, del élder Richard G. ScottEl siguiente extracto es parte del libro “21 principios”, del élder Richard G. Scott. En este relato, élder Scott muestra cómo es que recibió una estremecedora lección acerca del valor de la fe y de la perseverancia en principios y deseos correctos. Puedes conocer más sobre el libro “21 principios”, y así conocer más sobre las experiencias y enseñanzas del élder Scott, siguiendo este enlace.


En sueños, en ocasiones se me han enseñado lecciones que han cambiado mi vida. Me gustaría contar una de esas lecciones.

Cuando una noche desperté de un sueño particularmente inquietante tenía dolor físico, estaba saturado de sudor y mi corazón latía con fuerza. Cada sentido estaba agudizado. Aunque el sueño en realidad fue extenso, las lecciones clave comunicadas se pueden resumir por referencia a algunas experiencias específicas en el sueño.

En él me encontré en un entorno muy diferente y desconocido. Todo era extraño para mí No podía reconocer dónde estaba ni a ninguna de las personas que me rodeaban. Estaba buscando ansiosamente a mi esposa, Jeanene. Nos habíamos separado, y deseaba mucho encontrarla. Cada persona que encontré me dijo que no podría hacerlo. Repetidamente, mientras buscaba en diferentes direcciones para encontrarla, me dijeron enfáticamente que la olvidara, porque no la encontraría. Estaba frustrado en cada momento. Uno dijo: “Ella ya no es la misma persona”. No hay una Jeanene como la que tú conocías”.

Pensé, “Eso es imposible. La conozco y sé que nunca cambiará”.

Luego me dijeron: “Tú no eres el mismo”. No hay nadie con el nombre de Richard G. Scott, y pronto todos los recuerdos que has tenido de Jeanene, sus hijos y otros seres queridos serán erradicados “.

El miedo entró en mi corazón, acompañado de una sensación horrible. Luego vino la idea: “No, eso es imposible. Esas relaciones son duraderas e inmutables. Mientras vivamos rectamente, no pueden ser eliminadas. Están diseñadas para ser eternas”.

A medida que se acercaban más encuentros, me di cuenta de que estaba rodeado de personas malvadas que eran completamente infelices, sin otro propósito que el de frustrar la felicidad de los demás para que ellos también se sintieran miserables. Estos malvados se esforzaban por manipular a aquellas personas sobre las cuales trataban de ejercer el control. De alguna manera, era consciente de que aquellos que creían en sus mentiras eran alejados por medio de la traición y del engaño de aquello que más deseaban. Pronto comenzaron a creer que su individualidad, su experiencia y sus relaciones como familias y amigos habían sido alterados y perdidos. Se enojaron, se volvieron agresivos y se vieron envueltos en sentimientos de desesperanza.

La presión se hizo más intensa para que aceptara como una realidad que lo que yo conocía ya no existía y que mi querida esposa ya no era la misma. Resistí esos pensamientos con todas las capacidades que pude reunir. Estaba decidido a encontrarla. Sabía que debía haber una manera y estaba decidido a buscarla sin importar el costo en tiempo o esfuerzo.

Fue entonces cuando salí de ese entorno opresivo y pude ver que era un entorno feo, artificial y falso. Tan intensos fueron los sentimientos generados por lo que me dijeron quienes estaban empeñados en destruir mi esperanza de llevarme cautivo que no me había dado cuenta de que las fuerzas de la oposición que hacían parecer mis esfuerzos infructuosos no tendrían poder sobre mí a menos que cediera ante el miedo o el abandono de mis principios. El entorno parecía real, pero había sido generado por el miedo y la amenaza. Aunque fue simulado, para aquellos que se permitieron creer las falsedades que se les impusieron se convirtió en realidad.

Ahora puedo entender que, debido a mi fe en las verdades del plan del Evangelio, pude atravesar el ambiente manipulador y maligno de Satanás para verlo tal como es, no solo en el sueño, sino también en la vida real, como un confinamiento, control e influencia destructiva que puede ser vencida por la fe y la obediencia a la verdad.

Cuando desperté, me inundaron sentimientos de amor y gratitud por nuestro Padre Celestial y Su Hijo amado que no tengo la capacidad de expresar. Mi corazón y mi mente se llenaron de un amor que los consume y de una apreciación inexpresable de las bendiciones que están disponibles para todo hijo espiritual del Padre Celestial dispuesto a creer y ser obediente al plan de felicidad. No puedo expresar la alegría indescriptible, la sensación de estar envuelto en amor puro, la seguridad absoluta de que nunca perderemos nuestra identidad o recuerdo de las relaciones preciadas o los beneficios de los actos de justicia mientras seguimos resistiendo al mal y seamos obedientes a la verdad.

Aunque no me gustaría recibir otra experiencia similar, este sueño me ha enseñado lo fácil que es dar por sentada nuestra relación con nuestro Padre Celestial y su Hijo amado, nuestro Maestro y Salvador. Oh, cuán bendecidos somos de que sean como dicen que son, perfectos en todas las capacidades y atributos posibles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here