Dios creó a Adán y a Eva con cuerpos de carne y huesos y los puso en jardín de Edén