Nuestra esperanza y felicidad dependen de saber quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos después de morir.