La tierra fue creada para que los hijos de nuestro Padre Celestial puedan vivir y ganar experiencia.