El plan que Dios tiene para la felicidad de todos nosotros se centra en la expiación de Jesucristo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here