El plan que Dios tiene para la felicidad de todos nosotros se centra en la expiación de Jesucristo.