Vivíamos con Él antes de nacer y si lo elegimos, seguiremos viviendo con Él en la eternidad.