Antes de nacer, vivíamos con Dios, El Padre de nuestros espíritus.