Podemos obedecer a Dios hoy y recibir las recompensas que valen la pena en la eternidad.