“Si el Señor estuvo complacido con lo que Salomón le pidió, ciertamente estaría complacido con cada uno de nosotros si tuviéramos el deseo de poseer un corazón comprensivo. Este debe surgir del esfuerzo consciente unido a la fe y determinación firmes. Un corazón comprensivo es el resultado de las experiencias que tenemos en la vida si obedecemos los mandamientos de Dios…

“…los males de la tierra ciertamente se alejarían mediante la comprensión. Las guerras cesarían y los delitos dejarían de existir. El conocimiento científico que ahora se malgasta en el mundo por causa de la desconfianza de los hombres y de las naciones se podría dirigir hacia la bendición de los hombres. La energía atómica es una fuerza destructiva a menos que aquellos de corazón comprensivo la empleen con fines pacíficos.

“Tenemos necesidad de más comprensión en nuestra relación con los demás, en los negocios y en la industria, entre los patronos y los obreros, entre el gobierno y los gobernados. Necesitamos entendimiento en la más importante de todas las unidades sociales, la familia; entendimiento entre los hijos y los padres y entre los cónyuges. El casamiento acarrearía felicidad, y el divorcio no se conocería si hubiera corazones comprensivos. El odio destruye, pero el entendimiento edifica.

“Nuestra oración bien podría ser como la de Salomón: ‘Da, pues, a tu siervo corazón entendido’ [comprensivo].” (Pte. Howard W. Hunter, en Conference Report, abril de 1962, págs. 75-76.)

Originally posted 2017-11-19 07:52:59.

Sigue aprendiendo
La profanación del templo de Salomón