En el altar había cuatro cuernos. En las Escrituras, el número cuatro puede representar la Tierra; por lo tanto, poner sangre sobre los cuernos podía simbolizar que la expiación del Salvador tiene poder para salvar a todos los hijos de Dios que han vivido o vivirán algún día sobre la Tierra.

Bibliografía