En el altar había cuatro cuernos. En las Escrituras, el número cuatro puede representar la Tierra; por lo tanto, poner sangre sobre los cuernos podía simbolizar que la expiación del Salvador tiene poder para salvar a todos los hijos de Dios que han vivido o vivirán algún día sobre la Tierra.

Bibliografía

  • La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días: Antiguo Testamento: Manual del maestro de seminario.

 

Originally posted 2018-03-08 19:44:18.

Sigue aprendiendo
Los dos propósitos principales de la ley de sacrificio