Los preparativos para la liberacion de Israel

Los siguientes tres capítulos del libro de Éxodo (Exodo 2-4) describen los preparativos llevados a cabo por Dios para liberar a su pueblo. Estos incluyen la preparación de los líderes que llevarían a cabo la labor de la liberacion de Israel, a saber, Moisés y Aarón. Tal como se reseña en 1 Samuel:

8 Cuando Jacob hubo entrado en Egipto y entonces vuestros padres clamaron a Jehová, Jehová envió a Moisés y a Aarón, quienes sacaron a vuestros padres de Egipto y los hicieron habitar en este lugar.(Antiguo Testamento, 1 Samuel 12:8–9 • AT, p. 477, énfasis agregado)

Moisés fue preordenado por Dios

Hemos visto antes cómo fue que José de Egipto pudo ver en visión a Moisés y dejó valiosos escritos acerca de estas profecías. La primera parte del libro de Exodo deja entrever que las circunstancias del nacimiento de Moisés y su salvación no fueron ninguna casualidad, sino que eran eventos diseñados por Dios en su plan con mucha anticipación. Moisés vino en cumplimiento de las profecías, de las cuales los israelitas estaban bien enterados. Ellos esperaban la salvación de Israel de manos de un redentor, y el Señor preparó a Moisés para que cumpliese este papel.

Los tres periodos de la vida de Moisés

Trazar la biografía de Moisés es más o menos sencillo y fácil de recordar, ya que se divide en tres periodos de cuarenta años. Los capítulos 2-4 del libro de Exodo exponen los primeros dos de estos periodos de la vida de Moisés.

Los primeros 40 años de la vida de Moisés

El primer periodo de la vida de Moisés trata acerca de su vida en la corte imperial, desde su salvación de la muerte al tiempo de su nacimiento hasta el momento en que se vio forzado a huir de Egipto hacia Madián. Este periodo cubre los primeros 40 años de su vida, ya que tenía 40 años al huir a Madián. La Biblia pinta el cuadro de este periodo con trazos grandes, sin prestar mucha atención a los detalles, pero una lectura cuidadosa nos permite detectar con claridad la presencia de un plan maestro, el plan de Dios, desarrollándose a través de la vida de Moisés.

Moisés nació en una reconocida familia hebrea donde ambos padres eran descendientes directos de Leví. Los padres de Moisés fueron guiados por revelación para salvarle la vida, y los designios de Dios llevaron a este hebreo a ser criado en palacio donde, según Flavio Josefo, llegó a ser un líder y caudillo militar de logros notables. Sin embargo, fue criado en sus primeros años por su propia madre y en su propio hogar. El nexo que desarrollo con los israelitas nunca se rompió. Pablo de Tarso atribuye a la fe de Moisés su deseo de impulsar la liberación de Israel, la cual, mal canalizada todavía, le costó el exilio.

Los segundos 40 años de la vida de Moisés

Moisés tenía 40 años al huir a Madián, en donde la providencia divina le condujo a conocer a Jetro, descendiente de Abraham y poseedor del sacerdocio. Así como había sido capacitado antes en el liderazgo político, Moisés recibió ahora la pureza de la doctrina espiritual y la sección 84 de Doctrina y Convenios revela que fue este Jetro quien ordenó a Moisés al sacerdocio. En el libro “Inmortalidad y vida eterna”, el élder J. Reuben Clark, Jr., señala que Moisés fue, de esta manera, capacitado en las dos grandes dimensiones del reino de Dios.

Sigue aprendiendo
Qué es lo que realmente sucedió en el Monte de la Transfiguración de Jesús

Moisés se casó con Séfora, hija de Jetro, y tuvo un hijo, Gedeón. Tras cuarenta años en este lugar debe haber puesto al olvido su deseo inicial de libertar a Israel hasta que fue llamado directamente por Dios en el episodio de la zarza ardiente. Moisés obedeció a Dios y regresó a Egipto, donde Dios había enviado a Aarón para recibirlo.

La preparación de Aarón

Al considerar la preparación de Moisés tenemos también que meditar en la de Aarón. A diferencia de Moisés, Aarón fue criado entre los hebreos todo el tiempo de su vida. Hijo mayor del líder hebreo Amram (quien representaba a la tribu de Leví en varias decisiones), era bien conocido por los líderes del pueblo, llamados colectivamente “los ancianos”. Fue a estos ancianos a los que Moisés y Aarón se dirigieron primero y fueron bien recibidos, ya que Dios había preparado todo de antemano para la recepción de Moisés.

Originally posted 2018-02-07 10:50:00.